Comentarios Recientes

0
Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte


Historia del reloj


  • 18.11.2020 - 12:00 am

El primer reloj se dice fue la Clepsidra o reloj de agua, inventado por los antiguos egipcios, que consistía en un recipiente  lleno de agua que se vaciaba a intervalos regulares gracias a un orificio practicado en su parte inferior. Lógicamente, la medida del tiempo es anterior-es mi humilde entender- en el sentido de observar la sombra de un objeto previamente definido, que explicaba por ende un lapso de tiempo…MEDIR EL TIEMPO…eso es lo que hace un reloj.

Más tarde, después de este invento egipcio, en el año 1000 a. de C, los sabios del Medio Oriente crearon el reloj de sol; en éste, la sombra de un poste vertical caía sobre una esfera marcada regularmente, moviéndose según transcurría el día. Este reloj fue muy popular en Asia.

Otro ingenioso invento fue la vela-reloj, desarrollada por los anglosajones, que consistía en una vela marcada a intervalos regulares, permitiendo así medir el tiempo según se derretía la cera.

Alrededor del siglo XIII d. de C. se popularizó el reloj de arena, formado por dos recipientes de vidrio unidos por su parte más estrecha, a través de la cual caía arena. El tiempo que tardaba en vaciarse un recipiente era equivalente a una hora.

Los primeros relojes mecánicos conocidos funcionaban con grandes pesos que hacían girar una sola manivela. Estos relojes eran muy rudimentarios e inexactos. Un gran avance en el logro de la precisión fue la invención del péndulo como mecanismo regulador, realizada por Christian Huygens (1629- 1695) en el año 1657. La idea de Huygens permitió, además, agregar al reloj el minutero, con lo cual este instrumento ganó en exactitud y confiabilidad.

En 1714, el Gobierno inglés ofreció 20.000 libras a quien pudiera determinar la longitud con un error de medio grado (dos minutos de tiempo). El método propuesto tenía que probarse en un barco en navegación. Para evaluar las propuestas se constituyó el Comité de la Longitud. Este premio se ofreció debido al problema de navegación, ya que por falta de un reloj preciso los barcos no sabían distancia en longitud, es decir: este-oeste o viceversa, cuando estaban en alta mar, por la ausencia  de un reloj confiable.

John Harrison, entonces ya relojero reconocido, diseñó para el reto un reloj portátil, con ruedas dentadas de madera, buscando que tuviera la misma precisión que los mejores relojes de pie de su época. Entre 1730 y 1735 Harrison construyó el H-1 (Harrison primero) que en esencia era igual que los relojes de precisión que el ya construía, pero en este caso portátil….Harrison construyo varios modelos en los siguientes años hasta 1764 cuando hizo el  H 5, y con 80 años de edad por fin recibió su premio en 1773.

Sin reloj, sin medida del tiempo, nuestro mundo en la actualidad seria un caos total. Medir el tiempo es una herencia ligada al desarrollo de la astronomía, tal es el caso de los calendarios lunares y solares, y la medida del tiempo en base al Sol. Un astrónomo hoy día necesita un uso completo del reloj, no solamente para estudios precisos de ciertas regiones del cielo, sino para el uso de telescopios modernos, muchas veces localizados grandes distancias de la residencia de los mismos. Con esta respuesta dada por un astrónomo a una persona que le cuestiono de por qué estaba tan interesado en el tiempo, deducimos la importancia del reloj:

“Soy astrónomo”. - Respondió rápidamente, al preguntarle. – “Ahora mismo estoy preparando una propuesta para usar un telescopio y necesito saber exactamente a qué hora debe el aparato apuntar hacia donde quiero mirar. Es complicado, pero si me equivoco por más de un segundo, el telescopio terminará mirando hacia donde no es y yo perderé mi lugar en una larga lista de espera de astrónomos que necesitan usar el equipo”…


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba