Comentarios Recientes

0
Marilyn Ventura

Candilejas

Marilyn Ventura | marilynventurard@gmail.com

Avelino y Ercikson


  • Marilyn Ventura | 10-08-2020

Feliz día para todos

De seguro que los nombres que aparecen en el titular de esta columna no le dicen nada a mucha gente.  Sin embargo si hubiésemos escrito Lápiz  Consciente y Mozart La Para, de seguro que muchos reaccionarían de manera diferente.

Pues se trata de los nombres de pila de sendos exponentes urbanos, quienes en estos días han estado bastante activos a través de las redes sociales.

Me parece que la llamada “tiradera” de estos artistas le ha robado el “show” a todos los problemas nacionales, al Covid 19 y hasta la próxima toma de posesión del presidente Abinader.

Y es que Erickson Fernández y Avelino Figueroa han creado una especie de batalla rapera, que consiste en hacer canciones rimadas o rapeadas con letras ácidas uno en contra del otro.

Lo bueno del caso es que al inicio todo parecía como una “chercha” mediática, sin embargo todo se ha complicado a nivel verbal.  Líricas realmente agresivas y fuertes por parte del Lápiz y Mozart, en su última embestida, le ha nombrado a doña Palín, la abuela adorada y sagrada de su contrincante.

Creo que todo dominicano sabe lo que Palín significa para el Lápiz, una señora que ha sido su amor eterno, su sostén, la persona que lo crío y su refugio más sublime en sus noches de soledad.

Independientemente de quién ganó, un tema que se ha discutido bastante en la redes, entiendo, que no se debe llegar a tocar puntos tan sensibles y neurálgicos como la madre  o la abuela de una persona.

Ojalá, como se dice en buen dominicano, que la sangre no llegue al río, que toda esta parafernalia se quede en eso, en farándula, que no se toque lo familiar ni se puedan zaherir dignidades.

La batalla continúa y aunque El Lápiz se encuentra en la ciudad de New York en estos momentos, todo o gran parte del país, espera su respuesta, de seguro mucho más belicosa que las anteriores.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba