Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 8 de abril 2020

Monseñor Fredy Bretón Martínez, Obispo de la Diócesis de Santiago


  • Ingrid González de Rodríguez | 08-04-2020

El domingo de Ramos 

Se inició en Santiago la Semana Santa 2020

En Santiago los oficios religiosos que conmemoran la Semana Santa se iniciaron el Domingo de Ramos antecedidos de la Cuaresma.  En esta Semana Santa inédita debido a la pandemia mundial del coronavirus, los ritos y ceremonias se ofician sin la acostumbrada multitud de fieles que acompañan a Jesucristo en su Pasión, muerte y Resurección. 

El Obispo de la Diócesis, su Excelencia Reverendísima, Monseñor Freddy Bretón, el Obispo Auxiliar Monseñor Plinio Valentín Reynoso y otros integrantes de la Iglesia, tienen a su cargo el programa especial de la Semana Santa 2020.

Los centenares y centenares de personas que siguen en la Semana Mayor las huellas de Jesús en los  momentos más conmovedores de su vida, en Viacrucis, Misas, visita a los Monumentos y las multitudinarias procesiones que desde la época de la colonia representan el apego del pueblo dominicano  a los valores que sustentan la espiritualidad de su tradición Cristiana acceden a diversas actividades religiosas organizadas por la Iglesia, transmitidas a través de la radio, la televisión y la web.

El compromiso que debe asumir todo cristiano por la causa de la paz, la fraternidad, la solidaridad y la misericordia alcanza su punto álgido en la Semana Santa. A tantos siglos de distancia los hechos de la vida de JESÚS permanecen latentes en el corazón de los hombres y las mujeres que creen en la Divina Revelación. 

Se lee en el Catecismo de la Iglesia Católica (2011): “Dios en su bondad y sabiduría, se revela al hombre. Por medio de acontecimientos y palabras, se revela a si mismo, y el designio de benevolencia que Él mismo ha preestablecido desde la eternidad en Cristo, a favor de los hombres. Este designio consiste en hacer partícipes de la vida divina a todos los hombres mediante la Gracia del Espíritu Santo, para hacer de ellos hijos adoptivos en su hijo Unigénito”. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim. 2,4), es decir, de Jesucristo. Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los hombres, según su propio mandato: “Id y haced discípulos de todos los pueblos” (Mat 28, 19). 

Esto se lleva a cabo mediante la tradición Apostólica desde los comienzos del cristianismo, es decir, por la predicación, el testimonio, las instituciones, el culto, y los escritos inspirados. La transmisión de la tradición Apostólica se realiza de dos modos: con la transmisión viva de la palabra de DIOS y con la Sagrada Escritura, que es el mismo anuncio de la salvación puesto por escrito. La tradición y la Sagrada Escritura están íntimamente unidas entre sí, ambas hacen presente y fecundo en la Iglesia el misterio de Cristo, y surgen de la misma fuente Divina: constituyen un solo sagrado depósito de la fe, del cual la Iglesia saca su propia certeza sobre todas las cosas reveladas. El depósito de la fe ha sido confiado por los Apóstoles a toda la Iglesia. Todo el pueblo de Dios, con el sentido sobrenatural de la fe, sostenido por el Espíritu Santo y guiado por el magisterio de la Iglesia, acoge la revelación Divina, la comprende cada vez mejor, y la aplica a la vida”. 

En estos momentos de crisis y dolor que vive el mundo ante la pérdida de tantas vidas, la unidad de los cristianos es algo esencial y necesario que pertenece al corazón de la Iglesia y se hace realidad en la conmemoración de la Semana Santa de este año 2020 del tercer milenio, donde el mundo enfrenta el gran desafío de la primera pandemia del siglo XXI.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba