Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 3 de marzo 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 02-03-2020

Pablo Neruda: Premio Nóbel 1971

Pablo Neruda (Chile, 1904- 1973) es uno de los poetas principales del siglo XX. Su obra, que ha sido traducida a más de cien lenguas, posee raigambre universal, no obstante siempre se ha dicho que Neruda es el poeta de América, quien traduce la esencia y el alma del ser americano.  

Construida a partir de los grandes temas humanos que desde su origen constituyen la materia literaria, la celebración de la vida, el asombro ante la naturaleza, lo social, los objetos, las materias, su imaginario poético recorre la América prehispánica, la sociedad de su tiempo, las emociones, los sentimientos, en su canto, al igual que las situaciones cotidianas del día a día de la humanidad se convierten en poesía, en torrentes de palabras e imágenes cargadas de desmesurada y conmovedora belleza.  

No obstante, la forma y materia propias de Neruda convergen en un estilo único y original.  “Neruda transgrede el idioma lírico establecido y se expresa en una lengua ilógica, anómala y desarticulada, llena de imágenes desconcertantes y metáforas fragmentarias que proyectan un mundo desmantelado donde reinan la soledad, la decrepitud, la ruina, el caos. Ese panorama está poblado inconguentemente de una multiplicidad de objetos residuarios de naturaleza antipoética (papeles, escobas, medias, aparatos ortopédicos, pelos, números) en mezcla conflictiva con símbolos líricos tradicionalmente aceptados (estrellas, mariposas, abejas, lunas, uvas, golondrinas) en un constante entrecruce de las realidades más sórdidas y los sueños más etéreos.  La voz de Neruda tiene un alcance universalizador; se propone explorar todo lo real para recrearlo y depurarlo en el canto. Pero en la mayor parte de su obra, naturaleza y sociedad gravitan hacia una visión unitaria de la geografía y la historia de América”.  

Obra

Trotamundos por excelencia, su primer libro “Crepusculario”, fue publicado en 1923. Un año después apareció “Veinte Poemas de Amor y Una Canción Desesperada que le dio fama universal. Posteriormente “Canto General”, 1950, “Odas Elementales”, 1954, “Residencia en la Tierra ”, 1935, “España en el Corazón”, 1937, “Estravagario”, 1948, “Los Versos del Capitán”, 1952, “Cien Sonetos de Amor”, 1965, “Memorial de la Isla Negra”, obra evocatoria y biográfica en 1964, “Arte de Pájaros”, 1966, “Fin de Mundo” 1969. También sus libros póstumos “Jardín de Invierno, El Corazón amarillo, El mar y las campanas (publicados en 1974). 

Confieso que he vivido

En “Confieso que he Vivido”, libro autobiográfico y memorial, el poeta cuenta sobre sus primeras lecturas y los hechos más significativos de su infancia como hijo de un obrero ferroviario de la ciudad Temuco al sur de Chile, de su fascinación por Gabriela Mistral, por Tolstoi, Dostoievsky, Chejov, Baudelaire, también habla de sus viajes, de sus años en España, donde nació y murió su hija, de su compromiso político, su oposición a la represión en Chile, la persecución y el exilio y su continuo peregrinar por el mundo hasta su regreso a la tierra amada de Chile. 

Los detalles de su infancia en la impresionante región del Chile Austral, se inicia con una hermosa descripción: “Comenzare por decir, sobre los días y los años de mi infancia, que mi único personaje inolvidable fue la lluvia. La gran lluvia austral que cae como una catarata del polo, desde los cielos del Cabo de Hornos hasta la Frontera. En esta frontera o far west de mi patria, nací a la vida, a la tierra, a la poesía y a la lluvia”.

Residencia en la tierra

“Neruda aporta en este libro una visión desintegradora del mundo y rompe los moldes tradicionales de la realidad exterior. El verso libre oculta en un lenguaje hermético, pero comunicable en grados comparativos, imágenes, metáforas, símbolos oníricos que son las visiones de un corazón singular ubicado entre “sombra y espacio. La destrucción, la soledad, la muerte, lo informe y lo deshecho confunden las materias naturales – olas del mar, animales, lentas medusas, días de invierno – y los sentimientos del hombre y sus relaciones orgánicas – miradas polvorientas, caballeros deshechos, rostros mordidos -. Amado Alonso dijo: no hay página en “Residencia en la tierra” donde falte esta terrible visión de lo que se deshace. Es lo invenciblemente intuido por el poeta, visto, contemplado….”.  

“Residencia en la tierra” es uno de los libros fundamentales de Pablo Neruda se empezó a escribir en los años que vive en los países del oriente (los más solitarios de su vida, pero también los más creadoramente sorprendentes). Fue publicado originariamente en Santiago de Chile en 1933 y después, en 1935, en Madrid. La obra es un hito en la poesía chilena e hispanoamericana del siglo veinte pues representa una manera distinta de escribir, el estilo nerudiano del lenguaje poético de las cosas cotidianas. 

*De su obra sorprendente afloran los amores y las esperanzas, los tristes y torrenciales versos, las historias y aventuras, las soledades, alegrías y destino del hombre de nuestro tiempo. Fue galardonado con el Nóbel de Literatura en 1971.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba