Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 27 de febrero 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 27-02-2020

Día de la Independencia Nacional

Hoy 27 de febrero conmemoramos el “Día de la Independencia Nacional” una fecha gloriosa que representa la culminación de los ideales del forjador de la Patria, Juan Pablo Duarte y los valientes dominicanos que le acompañaron en la honrosa gesta Independentista. 

 Honrar su memoria es el significado de la conmemoración histórica de hoy. Es pertinente exaltar sus cualidades y sus valores, pues resplandecen en el tiempo constituyendo un modelo político, un arquetipo inspirador. 

-. Duarte se comprometió con la democracia, la libertad, la paz, y la justicia social.

 -.  Fue un político que entendió la necesidad del cambio y se comprometió a realizarlo, en aras de una patria digna y libre.

  -. Prefirió dar en lugar de recibir y se sintió unido a sus semejantes y a su tierra por el más fuerte vínculo de todos: el del destino común y el amor a la Patria. 

-. Un poderoso sentimiento de amor por lo que se hace fue su principal inspiración, que le fortaleció el ánimo desfalleciente en los momentos difíciles, con los que siempre ha de enfrentarse cualquier proyecto humano, y más, uno de tal envergadura y trascendencia como el que se propuso el libertador.

-.  Puso su vocación, capacidad, voluntad, su vida entera… al servicio de la causa de la República, participando con visión humanística, en los difíciles acontecimientos su época. 

En la actualidad, contínua siendo el modelo del hombre íntegro, honrado y auténticamente libre, con una visión distinta y pólemica, que aunque enfrentó poderosos intereses. No obstante sus ideas progresistas en las que creía de verdad, con la fuerza proyectiva de los ideales que prevalecen sobre toda tarea cotidiana, triunfaron en la causa de la Républica, un proyecto al que muchos miraban con el prisma de lo imposible.

-. Su manera de ser y actuar (ideales, metas, y valores) fue lo que le permitió asumir  un compromiso de la magnitud de la independencia Dominicana. 

Contrasta un estilo de vida como el de Duarte, con los estilos de vida de la posmodernidad. Enrique Rojas detalla características.

“La felicidad del hombre moderno consiste en divertirse y consumir. Parece que divertirse hoy día es asimilar artículos, espectáculos, comida, bebida, cigarrillos, gente, conferencias, libros, películas, todo se consume y se traga, el mundo moderno es como un enorme objeto, una gran manzana, una gran Botella donde triunfan los dioses del consumo y la comodidad y todo lo sólido parece desvanecerse en el aire”. Esta descripción que hace Enrique Rojas en “El hombre Light” del ideal de la felicidad en el mundo moderno, define un ámbito existencial que apunta hacia la deshumanización y la esclavitud de los placeres. 

!Que ideología tan distante del sueño duartiano! 

¿Cómo se podría definir hoy, el progreso de los hombres y los pueblos? Sólo sobre la base de un proyecto de país basado en la educación y la promoción de ciudadanos con los valores duartianos. Pues Juan Pablo Duarte era hijo de padres acomodados, comerciantes que le podían proporcionar lo que hoy podríamos considerar “una vida feliz”. Su padre Juan José Duarte era el propietario de un establecimiento ferretero y podía proporcionarle una existencia acomodada. El patricio pudo ser maestro, comerciante y padre de familia, vivir una vida tranquila, y sin precipitaciones y tener una bella familia, sin embargo, rechazó la comodidad y el placer del mundo, se abrazó a valores supremos que le permitieron cultivar sus ideales. 

En el momento actual, la vida de Duarte es un testimonio y una lección de vida de lo que vale controlar las tendencias que encadenan al ser humano a lo pasajero, para alcanzar bienes más altos, imperecederos, los que hacen seres humanos autónomos y verdaderamente felices, independientemente de la riqueza, o de la circunstancias externas, favorables, o adversas. El hombre libre depende de sí mismo y de sus convicciones y valores. 

Duarte cultivó su inteligencia lo que nos dice que vivió continuamente educándose, formándose, estudiando y leyendo.

“Su inteligencia le permitió interpretar el sentimiento colectivo de independencia que deseaban las mayorías. Inició una discreta labor proselitista, en la que comenzó a crear conciencia de la necesidad imperiosa de separación. Se comprometió con la Sociedad Secreta de la Trinitaria, entidad que llevó adelante con las palabras sacramentales de Dios, Patria y Libertad. 

Su pensamiento político y sus palabras resuenan en el eco del tiempo: “Dios ha de concederme bastante fortaleza para no descender a la tumba sin dejar a mi Patria libre, independiente y soberana.” 

"En su lucha política no desmayó ni sintió miedo de enfrentar el poder político de Boyer, en la obra republicana no solicitó el pago de su trabajo de alto riesgo, ni tampoco de la devolución de la fortuna aportada. Pudo haber sido Presidente de la República y hacer ventajas de su prestigio, inteligencia y logros, no lo hizo, su patriotismo idealista, con auténtica sensibilidad social se impuso en el sacrificio de su vida que lo dio todo a cambio de nada, sin ambición personal en armonía con sus principios nacionalistas y democráticos y con sus ideales”. 

ingridderodriguez@hotmail.com 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba