Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 27 de enero 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 27-01-2020

 Grandes libros: Manual de Vida

Epicteto (50 d. C. Hierápolis), autor del libro “Manual de Vida”, fue un filósofo de la escuela estoica que vivió parte de su vida como esclavo en Roma. No obstante, esa vida dura y difícil después de lograr la libertad, por su aguda lucidez mental, Epicteto se convirtió en uno de los filósofos más célebres del Imperio Romano. 

Sus sabias enseñanzas, reunidas en “Manual de Vida” se caracterizan por su sentido práctico y sencillez. Su esencia promueve un concepto de la filosofía como forma de vida. El filósofo es considerado un pionero del desarrollo personal contemporáneo, y una personalidad  influyente en la historia del pensamiento. 

Destacamos su contribución a la filosofía con su breve y bello “Manual de Vida” una obra que popularizó y democratizó la sabiduría, considerándola una consecuencia de un proceso de autoperfeccionamiento al que toda persona puede acceder, pues a juicio de Epicteto, todo depende de la actitud personal y la aspiración de cada persona de alcanzar metas positivas, procurando el bien individual y colectivo, de ello depende la felicidad.  

Su pregunta concreta es: ¿De qué forma podemos lograr una vida plena y feliz?

Epicteto pertenece a la escuela filosófica del estoicismo. El estoicismo en general y el “Manual de vida” en particular tienen como misión ayudar al ser humano a ser más feliz y  mejor persona, y que esto cada quien, lo logre por si mismo. Esta felicidad, tal y como la proponen los estoicos, consiste en adquirir la auténtica sabiduría, que es un proceso de autoperfeccionamiento.  Un aspecto esencial a la hora de alcanzar la sabiduría es la actitud con la cual una persona se enfrenta a la vida, los estoicos validaban ante todo la razón, despreciando la irracionalidad y la representación de esta, es decir, las pasiones. 

En este orden, los estoicos afirman el valor de la razón: “Puesto que la racionalidad es la característica básica de la naturaleza del ser humano, es conforme a ella que hemos de vivir, repudiando todo aquello que no sigue su senda. El sabio ha de tener dominio absoluto de sus pasiones y mantenerse imperturbable ante cualquier suceso. Sabe que el control de las mismas es la base de su tranquilidad de espíritu, de manera que pone todo su esfuerzo en vivir con la herramienta con que para ello se le ha dotado: la racionalidad”.  

Epicteto, como estoico que es, no presta atención a lo que sucede en el mundo, en el exterior. ¿Por qué? Por la simple razón de que sabe que no tiene control alguno sobre lo que en este acontece. Solo presta atención a lo que depende de sí mismo: sus pensamientos y sus acciones. El ideal estoico es un hombre vuelto hacia sí mismo que encuentra la paz en su interior. De este modo, trata de conocerse, de analizarse, de comprender por qué es como es, y busca aumentar sus virtudes y vencer sus vicios, esforzándose día tras día para mejorar y acercarse al ideal del sabio. 

La finalidad de la filosofía estoica es la libertad interior.  En su obra “Manual de Vida” Epicteto señala puntos claves que considera básicos para alcanzar la felicidad son: control y conocimiento de sí mismo, tener un propósito en la vida, centrarse en el interior y la actitud interna, no en la imagen que se proyecta, tener metas claras, y vivir con sencillez y humildad, son grosso modo los señalamientos de este pensador, quien no obstante haber nacido hacia el año 50 d. C., nos habla de temas universales e intemporales. La búsqueda de la felicidad y el equilibrio interior, son inherentes al ser humano de cualquier época, tan actuales a los hombres y mujeres del siglo XXI como lo fueron para Epicteto en la antigüedad. Este hermoso libro aborda de manera sencilla y práctica cuestiones que han movido a la humanidad desde siempre: la felicidad, el amor, la actitud positiva. Epicteto habla de la condición humana, de la forma de ser más felices y de llevar una vida que tenga propósito. 

A siglos de distancia podemos preguntarnos ¿Lo clásico presente en la sociedad moderna? La vigencia de los clásicos es una realidad constatable en cualquier época- que hay que tener en cuenta para comprender la dinámica y las peripepcias contemporáneas de nuestra cultura occidental. El clásico indiscutible es el que nos proporciona nuevos descubrimientos en sucesivas lecturas y la contínua comprobación de su valor, que permite a al lector de cada época hacer una lectura distinta, desde su propia perspectiva, y siempre fecunda y fructífera. 

Reafirma Saint Beuve el valor de los clásicos cuando señala sus carácteristicas en La Intervención del lector: “El verdadero clásico es un autor que ha enriquecido el espíritu humano, que ha aumentado realmente su tesoro, que le ha hecho dar un paso adelante , que ha descubierto alguna verdad moralsin equivocarse o recuperado alguna pasión eterna cuando ya todo parecía conocido y explorado, es aquél que entrega su pensamiento, sus observaciones o sus invenciones bajo una forma cualquiera, ancha y grande, fina y sensata, sana y real en si misma, es aquel que ha hablado para todos desde su propio estilo, convirtiéndose este en el de todos, un estilo nuevo sin neologismos, nuevo y auténtico, cuya contemporaneidad permanece, cómodamente, a lo largo del tiempo”. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba