Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 23 de junio 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 23-06-2020

Los libros del padre Ignacio Larrañaga 

Una guía espiritual para la vida diaria

El padre Ignacio Larrañaga fue uno de los líderes espirituales más destacados de la Iglesia Católica del siglo XX. Sus libros abarcan temas  de desarrollo humano integral, por supuesto desde la perspectiva de la fe cristiana y los valores.

Con una formación fundamentada en la teología Católica, la psicología, la filosofía, y la antropología, Larrañaga fue un gran promotor de la paz, el encuentro, la solidaridad, y el amor entre los seres humanos, a la luz del mensaje y las enseñanzas de Jesús. No obstante, sus libros tienen enseñanzas prácticas y se enfocan en la vida diaria, en la cotidianidad de las personas. 

En este orden, Los temas esenciales de sus libros: el autoconocimiento, el autocontrol, el logro de la paz, y el equilibrio interior, por medio de la oración, y el encuentro con Dios , constituyen una visión de la vida, el ser humano, y su mundo, siempre actual, y pertinente, especialmente en este momento retador que vive el mundo, ante un tema de salud pública global, inédito y preocupante.

La lectura de Los libros del Padre Larrañaga, es una guía práctica, para un ejercicio espiritual continuo que conduce a la paz y la confianza en el amor de Dios.

El Padre Larrañaga identifica en su libro “El arte de ser feliz” el fenómeno psicológico de "la dispersión y el desasosiego"

como uno de los más graves trastornos del hombre y la mujer de hoy, inmersos en la complejidad del mundo moderno.

"Hoy día existen muchos motivos de preocupación, y siempre han existido. El mundo moderno es un reto, un desafío. Sabemos que cierto grado de ansiedad y estrés son inevitables sin embargo, estas emociones no tienen por qué dominar nuestra vida. Incluso en la adversidad podemos conservar la serenidad y aferrarnos a todo aquello que nos hace humanos, a todo lo que dá sentido a la vida. Podemos amar y reír."

Autor de libros  de éxito mundial:

"Muéstrame tú rostro", "Del sufrimiento a la paz" "El silencio de María", "El Hermano Asís", "Sube Conmigo", "Encuentro", “El arte de ser feliz”, o “La Rosa y el Fuego”, 

Este sacerdote capuchino de origen Vasco dedicó su vida a enseñar a 

Sus famosos talleres de oración y vida son conocidos mundialmente y plantean fundamentalmente que frente a los problemas acuciantes del mundo de hoy, Dios puede equilibrar el interior de las personas.

Parece que muchos temores están programados en el cerebro humano, los hombres y las mujeres de las cavernas tenían muchas y variadas razones para experimentar temores: A las serpientes, a los grandes animales, a la oscuridad, al frío, ectétera. Hoy día los temores tienen otra fuente, ya no vivimos en cavernas gélidas ni debemos salir en grandes cacerías o jornadas de recolección para buscar el alimento. El motivo de los miedos humanos en la actualidad se refiere a otras cosas. Fobias específicas (a los asaltos, a las arañas, los aviones, a los espacios abiertos, a los accidentes, a las guerras, en fin, a un sin número de acontecimientos de variada índole).

El temor a los acontecimientos que se desconocen y no se pueden preveer puede ser paralizante e inconcientemente genera estrés, muchos de los temores que siente la gente hoy se desprenden directamente del estilo de vida y los desafíos del mundo moderno. En un reciente conversatorio sobre la obra del padre Larrañaga se comentó su parecer sobre los mayores problemas del hombre del siglo XXI.

Ante la pregunta ¿cuál cree que es uno de los mayores problemas que tiene el hombre del siglo XXI?

Ante este cuestionamiento, el padre Larrañaga respondió: "Una de las más graves enfermedades del hombre de hoy es la dispersión mental. Es decir, cuando nos sentimos vencidos por estar divididos y derrotados al estar desintegrados. La Mayor calamidad que puede suceder es no sentirnos señores de nosotros mismos y, en lugar de sentir unidad, coherencia, estabilidad emocional, sentimos como un montón de pesados (entusiasmos, preocupaciones y ansiedades), entonces la unidad interior queda desintegrada. El fenómeno que experimenta el hombre de hoy a consecuencia de todo ésto se llama desasosiego y a pesar de que quiera llenar sus vacíos con toda clase de bienes de la tierra no puede aquietarse con las realidades.

La dispersión mental

"Es una dispersión mental muy fuerte no hay concentración. Debe entonces realizarse un vacío interior de imágenes, emociones, ideas... de manera que al final tenga la impresión de que dentro de él no hay nada y fuera de él no hay nada, de que lo que queda es lo más importante: la presencia de uno mismo en uno mismo, sólo en ese momento podrá decir: "yo soy yo mismo"; y en la oración sólo en ese momento podrá decir: "Tú eres mi Dios". Esa relación ya no quedará dispersa por la polvareda de los ruidos, de imaginaciones, el hombre habrá tocado la esencia del yo, de la unidad interior."

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba