Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 22 de junio 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 22-06-2020

Literatura francesa

El objetivo inicial de construir un ensayo breve, para ofrecer una visión panorámica de la literatura francesa (lo cual, debido a la vastedad del tema, y por la inmensa producción de obras de una literatura tan rica como la francesa) es, sin lugar a dudas, un proyecto que me conduce a la melancolía de lo inabarcable. Sin embargo, me siento motivada a ofrecer al lector una visión general de las bellas letras del lar natal de Moliere, Racine y Corneille – los grandes clásicos- para celebrar la visita a París de dos seres muy queridos de mi entorno familiar, quienes han recorrido la ciudad luz, palpando los ambientes parisinos que nos presentan artistas, escritores y poetas.

Tomo como punto inicial de esta reseña un criterio de selección de las  diferente etapas históricas y sus correspondientes corrientes artísticas, las cuales sólo voy a mencionar junto al nombre de algunos autores de mi predilección, cuya vida y obra ha sido la comprobación permanente de que en cualquier momento, las páginas de una obra de arte literaria, son una fuente nutricia de conocimiento y crecimiento espiritual, en cuanto sus palabras, tanto en verso, como en prosa o ensayo, nos conducen e invitan, a recorrer ámbitos que resaltan el significado de la vida, otros caminos, ámbitos asombrosos, nuevas ilusiones…

Pues, toda historia literaria está anclada en una sociedad y esta aparece reflejada en aquella. Litertura y sociedad se entremezclan y nos permiten entender mejor a un pueblo, su gente y su cultura. 

Cuando analizamos las principales corrientes artísticas de la litertura en lengua francesa, señalamos que corresponden a las siguientes etapas históricas: 

a) Medieval (Siglo V, hasta la primera mitada del siglo XV): Chretién de Troyes, Marie de France, Francoise Villon, Jean Racine.  

b) Renacenstista (segunda mitad del siglo XV al siglo XVII)-. Francoise Rabelais, Pierre de Ronsard, Joachim du Belay, Erasmo de Roterdam. 

c) Barroca (Siglo XVII)-. Michel Eyquem Montaigne, y Etienne de la Boetie.

d) Neoclácismo e Ilustración (Siglo XVIII)-. Francoise de Malherbe, Jean de la Fontaine, Moliere, Nicolás Boileau, Pierre Corneille, Montesquieu, Diderot, Voltaire, Rousseau, Robespierre.  

e) Romántica (Primera mitad del siglo XIX)-. René de Chateaubriand, Alphonse de Lamartine, Victor Hugo. 

f) Realista y naturalista (Segunda mitad del siglo XIX)-. Stendhal, Honoré Balzac, Gustave Flubert, Emile Zola, Guy de Mupassant.

g) Modernista (de finales del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX):Maurice Barrés, Jean Claudel, Paul Valery, André Guidé, Mallarme, Marcel Proust, Charles Baudelaire.  

h)Contemporánea (Siglo XX ):Marguerite Yourcenar, Simone de Beauvoir, André Malraux, André Guidé, Louis Ferdinand Celine, Jean Marie Le clezio, Michel Tournier, Annie Ernaux, Michael Butor, Albert Camus, Francoise Mauriac.

En cada período es imposible mencionar a todos los autores que con sus valiosos aportes marcan la historia de la literatura universal. Los  que he mencionado forman parte importante de un conjunto muy extenso. A título personal y para hacer mi comentario final he de hacer una elección. En cuanto época la modernidad, el género la poesía, con su alquimia de palabras nos brinda nuevas formas de interpretar el mundo y vivir en él. ¿Cuál autor? Guillaume Apollinaire, entronca una personalidad poética fascinante y desconcertante, como el renovador y animador de casi todos los movimientos que nacieron en los primeros años del siglo XX. 

Cabe destacar que el poeta entendía el arte como una vivencia inseparable del conjunto de experiencias de la vida cotidiana. Apollinaire concibe la poesía como una forma dar sentido y contenido a la existencia, en cuanto el hecho poético logra crear por medio de la palabra y el fruto de la actividad creadora, un punto completamente nuevo y original de invención.

“Cuándo un poema ha sido escrito algo más aparece en el mundo, algo que antes no existía. Un poema, pues,  no es la copia de ninguna realidad, es creación de una íntima realidad que gracias a su forma, es decir a su arte, es universalmente compartible, esa comunión entre lector y poema, ese mirarse en un interior espejo, a través de la palabra, es el profundo gozo que provoca la poesía”.     

“El verso constituye el molde rítmico, cuyos efectos se superponen a la realidad linguística convencional (morfológica y sintácticamente) transformándola en su interior, hasta el punto de convertirla en medio de expresión de esa realidad a la que el poeta (y con el, cualquier lector) ha sido trasladado. Puede que las palabras, e incluso las construcciones sintagmáticas, sean las mismas en el lenguaje poético que en el cotidiano, pero lo que no es lo mismo es la nueva forma de pensar, el Nuevo esquema conceptual que el verso posibilita”.

Apollinaire opera una gran revolución en la poesía francesa del siglo XX. Pues creó moldes rítmicos que singularizaron la poesía de su tiempo. Sus originales imágenes estéticas van a la palabra y la escriben en el verso articulando, intensos matices, sonidos, acentos…

Por medio de un conjunto de procedimientos formales y conceptuales Apollinaire alcanza lo sublime. De ahí que su universo poético de especial hondura, significado, extrañeza y belleza, trasciende el tiempo como la luz de París al atardecer.

Vida y Obra

Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzkyz. (1880-1918). Después de estudiar en liceos de Mónaco, Cannes y Niza viajó junto a su madre a París, pero las dificultades para encontrar empleo le obligaron a colocarse como preceptor de una familia en Alemania durante dos años. Frecuentó los círculos artísticos y literarios de la capital francesa, donde adquirió fama. Trabajó como contable en la Bolsa y como crítico para varias revistas, desde las que teorizó en defensa de las nuevas tendencias como el cubismo y el surrealismo.

Desde la publicación de sus primeros poemas, escritos en 1897, expresó su preocupación por temas como el recuerdo, la angustia, el amor, la melancolía y el erotismo. Por otra parte sus innovaciones formales establecieron un singular puente entre las experiencias del simbolismo y las inmediatas vanguardias.

En los años siguientes publicó La antitradición futurista (1913), Los pintores cubistas (1913), defensa encendida del nuevo movimiento como superación del realismo, La Roma de los Borgia (1914) y El poeta asesinado (1916), texto fantástico iniciado en 1900 en el que aplicó su refinada ironía en la propuesta de una campaña para exterminar a todos los poetas del mundo.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se alistó como voluntario en el ejército francés, donde obtuvo el grado de teniente y la condecoración de la Cruz de Guerra. El 17 de marzo de 1916 recibió una herida de metralla en la cabeza que dejó secuelas en su salud, y durante su convalecencia escribió algunos de sus textos más recordados, como los poemas gráficos de Caligramas (1918), "ideogramas líricos" que abrirán el camino a los experimentos de la poesía visual durante el resto del siglo, y los dramas surrealistas Los pezones de Tiresias (1917) y El color del tiempo (1918). El 2 de mayo de 1918 contrajo matrimonio con Jacqueline Kolb, y el 9 de noviembre del mismo año murió víctima de la epidemia de gripe que azotaba París.

En los poemas de Caligramas, aparecidos póstumamente, Guillaume Apollinaire llevó al extremo la experimentación formal de sus anteriores obras, preludiando la escritura automática surrealista al romper deliberadamente la estructura lógica y sintáctica del poema. Son célebres, por otro lado, sus «ideogramas», en que la tipografía servía para «dibujar» objetos con el texto mismo del poema, en un intento de aproximarse al cubismo y como expresión del afán vanguardista de romper las distinciones de géneros y artes.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba