Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 13 de febrero 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 13-02-2020

Los 450 millones de hablantes del español

Con sus 450 millones de hablantes, nuestra lengua española es uno de los idiomas románicos de mayor difusión en el mundo. Sin lugar a dudas, los hablantes de la lengua castellana conformamos una gran comunidad global, obviamente con sus propias y particulares formas de expresión en cada país, y manifestaciones estéticas de índole  literaria y poética de gran originalidad y belleza, que son representativas de una rica tradición cultural que nos llena de orgullo. 

Como ya acabamos de indicar, el español es la lengua románica más difundida. Su historia se inicia cuando Roma se lanza a la colonización de la península Ibérica en el siglo III antes de Jesucristo. Con esta invasión España se romaniza. Y su idioma oficial pasa a ser el latín, pues la expansión política de Roma llevó consigo la expansión de la lengua de los romanos. En las escuelas se enseñaba el latín culto, y literatos españoles, tan notables como Séneca y Lucano, escribían en el más correcto latín. Pero, al lado del latín culto existía el latín hablado por el pueblo, el latín popular o “sermo rusticus”, que evolucionó muy rápidamente fraccionándose en las 10 lenguas neolatinas que se hablan hoy: Rumano, Dálmata, Reto- Romano, Italiano, Sardo, Provenzal, Francés, Catalán, Gallego - Portugués y Español”.   

Ciertamente, que el español nació del latín, pero no nació por vía generativa como un padre que engendra un hijo, tampoco por derivación como una cosa que se extrae de otra, sino por medio de una transformación, en virtud de diversos cambios, acontecidos secuencialmente desde que se manifestaron en la lengua de los romanos las primeras modalidades ligeramente distintas. El latín empezó a transformarse, y ya no era el mismo que se hablaba en las provincias. El romano, latín que se hablaba en Roma, tenía marcadas diferencias con los otros romanos (…). Por nacionalismo local y diferencias cada vez mayores, el latín acabó por adquirir los diferentes nombres regionales que mencionamos arriba.

“En 1492, con el descubrimiento de América la lengua española adquiere su mayoría de edad. Llevada a América por conquistadores y misioneros, a partir de Colón y de las exploraciones y conquistas, surge toda una teoría de América que se difunde principalmente a partir de España y en lengua española. En ese mismo año se publica la primera gramática castellana de Antonio Nebrija. El español se convierte en este lado del Atlántico, la orilla americana, en lengua universal del reconocimiento entre tres culturas: europea, indígena y africana.

“No tendríamos historia de la lengua castellana sin el latín, pero tampoco sin la heredad multicultural  cristiana, árabe, y judía de España, que aportó hermosos tonos líricos, ampliando el léxico con palabras que pronto fueron indispensables, como por ejemplo, aljibe, alfiler, almohada, zanahoria, alcázar, procedentes de la tradición árabe. Muchas obras literarias son las que representan estas épocas pero para sintetizar mencionaremos sólo dos: el “Poema del Cid”, testimonio de lengua y de vida, y el “Libro del Buen Amor”, compendio lingüístico y literario de enorme valor”.

El libro del "Buen Amor", del Arcipreste de Hita, Juan Ruíz de Alarcón (español, 1283 -1350) Es una de las obras más antiguas de las letras hispánicas. Formada por un prólogo en prosa y una amplia colección de composiciones en verso. Su trama argumental,  presenta la lucha entre el amor físico o eros, y el amor del espíritu. Su autor la escribió con el objetivo de  satirizar la vida mundana de los hombres de su tiempo. El libros es una disertación insólita sobre el amor, en la que se ensalza el amor a Dios, y se condenan los desafueros de la pasión. Se hace una descripción detallada de todos ellos. El Arcipreste presenta las diversas situaciones en que se presentan  los  dos tipos diferentes de amor, para lo cual recurre a dos tipos de historias: por un lado, presenta unos relatos procaces. y también historias muy tiernas, cántigas de contenido sentimental. Pero la intención moralizante no es la única presente en la obra, conjuntamente con ella, el autor ofrece verdaderos ejemplos y muestras de diversas formas de metrificar, rimar y trovar. Abundan los versos de originales combinaciones estróficas. El "libro del Buen Amor" es un compendio del sentir de la España Medieval, y un ejemplo notable de la literatura hispánica del siglo XIV.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba