Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Reflejos edición 1 de julio 2020


  • Ingrid González de Rodríguez | 01-07-2020

El arte contemporáneo

No es fácil establecer con criterio unívoco qué se entiende por arte. La misma naturaleza maravillosa y proteica del arte se resiste a categorizaciones de validez general, y su misma definición, como ya sabemos, ha cambiado con frecuencia desde que el primer artista realizó aquellas paradigmáticas pinturas primigenias en las paredes de las cuevas hace aproximadamente 40 mil años. 

Hacer arte implica creatividad e imaginación. El artista puede representar el mundo tal como se percibe con los sentidos o presentarlo de manera abstracta o simbólica. Lo cierto es, que ambas posibilidades de representación llevan consigo la meta del arte, que es la interpretación de la vida en toda su plenitud, finalidad que concretiza en su objetivo, al crear cosas tangibles o intangibles con intencionalidad estética por medio de palabras, formas, colores y sonidos. 

Verdad es que el arte también cumple de manera subliminal otros fines, ya sean religiosos, políticos, docentes, morales, o ideológicos, pero todos ellos, encomiables o no, son aleatorios a su finalidad primordial, la estética. Más allá de estas observaciones, no es fácil definir el arte pues nos encontramos con diferentes concepciones que se han dado en la historia, y el concepto ha cambiado en distintas épocas y girado en torno a múltiples enfoques. Estamos frente a una evidencia, pocas actividades humanas se hallan sujetas a tantas y tan diversas interpretaciones como el arte. 

 Las definiciones abarcan todo el espectro del género humano y son innumerables. 

No obstante el lenguaje del arte es universal. Lo que nunca ha cambiado es un hecho comprobado por la verificación de la antropología científica. “Que si bien el concepto de arte no es universal, lo que si es universal, en un sentido antropológico, es la dimensión estética”. En todas las culturas encontraremos diferentes prácticas de representación que utilizan soportes variados: sonidos, palabras, e imágenes visuales”.  

“En la antigüedad, el arte consistía en mimesis o copia de la naturaleza. Platón ve en el arte copia de copias, pues la naturaleza (en su sistema filosófico o idealismo) es también copia de la verdadera realidad, que es  el mundo de las ideas. Aristóteles lo ve como mimesis y catarsis. En la Edad Media el arte cumple una función religiosa y sus postulados proceden de una verdad revelada que el ser humano adopta mediante un acto de fe. En cambio, con la modernidad el arte inicia su camino hacia la autonomía. El artista plasma en su obra una forma particular de ver e interpretar la realidad. La obra de arte pasa a ser una organización de la materia que, sin necesidad de referirse a algo externo a ella, puede proporcionar significados. En la actualidad la idea del arte no depende exclusivamente de que el objeto sea considerado bello. La obra de arte es una unidad de sentido que se desarrolla en un contexto histórico y social”. 

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba