Comentarios Recientes

0
Isabel Valerio Lora

Algo más que Psicología

Isabel Valerio Lora | isabelvalerio@lainformacion.com.do

¿Por qué tanta agresividad en mi hijo?


  • Isabel Valerio Lora | 29-09-2020

“Sembrad en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargaran de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón.” María Montessori”.

La agresividad es una de las causas más frecuentes de consultas en psicología infantil, que acarrea múltiples consecuencias negativas, tanto para el niño involucrado como para sus padres.

Agresividad es cualquier conducta dirigida hacia otro individuo, que es llevada a cabo con la intención inmediata de causar daño. Anderson y Bushman (2002).

La agresividad en los niños por lo general se manifiesta a través de actos violentos (patadas, empujones, arañazos) y de forma verbal (insultos, malas palabras) Pero También puede ser por medio de ataques indirectos, agrediendo los objetos de la persona con quien tienen conflictos.

Existen varias teorías que explican las conductas agresivas: Algunas proponen que la agresión es innata, otras que es influenciada por el medio ambiente y la teoría del aprendizaje social.

La teoría del aprendizaje social, afirma que la conducta agresiva se aprende por observación o por imitación. Dice que cuando un niño actúa de forma agresiva es porque reacciona ante un conflicto: Con otro niño, con adultos que le imponen órdenes  o con quienes le castigan.

La forma de reacción de un niño depende de su experiencia previa. Muchos niños, al ser castigados mediante violencia verbal o física, copian ese modelo agresivo y esas serán sus tendencias conductuales ante cualquier situación conflictiva

Existen otras causas de la agresión infantil, que enfocan factores orgánicos influidos por hormonas, mecanismos cerebrales, mala nutrición y problemas específicos de salud. También, el déficit de habilidades sociales para el afrontamiento.

Sugerencias para disminuir las conductas agresivas:

Reduce los estímulos agresivos al niño. No lo golpee para castigarlo ni le grite, cuando esté enojada.

Se predica con el ejemplo. Si papá o mamá se torna violento con frecuencia, eso aprende su hijo. Aprenda a controlar sus impulsos para que su hijo copie ese modelo.

Enseña a mantener la calma ante ciertos estímulos que le tornan violento.

Haga un contrato de contingencia, o sea, un documento en el que se comprometa a mejorar su conducta y tenga escrito que conducta debe tener cuando se presente una situación conflictiva.

   


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba