Comentarios Recientes

0

Poesías que inspiran a cuidar la naturaleza

Foto: Fuente Externa


  • Ignacio Guerrero | 07-06-2019

“Miles han vivido sin amor, y ni uno solo sin agua”
(W. H. Auden)


Poesía por la naturaleza

El pasado día cinco de este mes, exactamente, se conmemoró en el mundo el “Día del Medio Ambiente”, fecha propicia para que reflexionemos en el marco de autoexaminarnos para adquirir conciencia de la necesidad de aunar esfuerzos, sacrificios y voluntades por el rescate, conservación y preservación de los recursos naturales.
   
Deforestación, contaminación ambiental y la destrucción de los ecosistemas contribuyen con la extinción de las bellezas y riquezas que proporciona la madre naturaleza.
   
Hay que salvar al plantea; esa es la misión que tenemos en asumir todos, a fin de cultivar un hábitat agradable. (Ignacio Guerrero)

“La Tierra”
 (Gabriela Mistral)


“Niño indio, si estás cansado,
tú te acuestas sobre la Tierra,
y lo mismo si estás alegre,
hijo mío, juega con ella…

Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra:
se oye el fuego que sube y baja
buscando el cielo, y no sosiega.
Rueda y rueda, se oyen los ríos
en cascadas que no se cuentan.
Se oyen mugir los animales;
se oye el hacha comer la selva.
Se oyen sonar telares indios.
Se oyen trillas, se oyen fiestas.
Donde el indio lo está llamando,
el tambor indio le contesta,
y tañe cerca y tañe lejos,
como el que huye y que regresa…

Todo lo toma, todo lo carga
el lomo santo de la Tierra:
lo que camina, lo que duerme,
lo que retoza y lo que pena;
y lleva vivos y lleva muertos
el tambor indio de la Tierra.

*“La canción de los pinos”
(Rubén Darío)


“Oh, pinos, oh hermanos en tierra y ambiente,
yo os amo! Sois dulces, sois buenos, sois graves.
Diríase un árbol que piensa y que siente
mimado de auroras, poetas y aves.

Tocó vuestra frente la alada sandalia;
habéis sido mástil, proscenio, curul,
¡oh pinos solares, oh pinos de Italia,
bañados de gracia, de gloria, de azul!

Sombríos, sin oro del sol, taciturnos,
en medio de brumas glaciales y en
montañas de ensueños, ¡oh pinos nocturnos,
oh pinos del Norte, sois bellos también!

Con gestos de estatuas, de mimos, de actores,
tendiendo a la dulce caricia del mar,
oh pinos de Nápoles, rodeados de flores,
oh pinos divinos, no os puedo olvidar!
Hombre que mira la tierra (Mario Benedetti)
Cómo querría otra suerte para esta pobre reseca
que lleva todas las artes y los oficios
en cada uno de sus terrones
y ofrece su matriz reveladora
para las semillas que quizá nunca lleguen

cómo querría que un desborde caudal
viniera a redimirla
y la empapara con su sol en hervor
o sus lunas ondeadas
y las recorriera palmo a palmo
y la entendiera palma a palma

o que descendiera la lluvia inaugurándola
y le dejara cicatrices como zanjones
y un barro oscuro y dulce
con ojos como charcos

o que en su biografía
pobre madre reseca
irrumpiera de pronto el pueblo fértil
con azadones y argumentos
y arados y sudor y buenas nuevas
y las semillas de estreno recogieran
el legado de viejas raíces

“Grave ecocidio forestal,
(Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda)


“Los árboles sufren de pie,
por sus raíces, asidas a la fe,
enferman, lloran, fenecen,
tan cruel suerte no merecen.
El más humilde follaje
es víctima del ultraje,
¿quién resarcirá su orgullo,
quién les dará tierno arrullo?
Soy el alma de los bosques
que, por culpa de unos torpes,
“vegetan” con flora inerte
o han encontrado la muerte.
Soy la entraña de los montes,
de colinas, horizontes,
que han quedado desolados,
por algunos desalmados.
Soy la esencia de natura,
víctima de la incultura,
de intereses de unos cuantos,
por los que sufro de espantos.
Florestas de oyamel y pino,
¿por qué tan brutal destino?,
son taladas, son quemadas,
en lugar de ser amadas.
Robles, caobas maderas,
tropicales arboledas,
de la vida son las vetas,
hay que imponer serias vedas.
Contingencias ambientales,
algunas monumentales,
destruyen su ecosistema,
por imperio, por sistema.
¡A impedir que eso suceda,
que su grandeza no muera!,
son los pulmones del orbe,
oxígeno que se absorbe.
Soy la conciencia de todos
los seres humanos probos
que, a toda ciencia y paciencia,
cuidarán de la existencia.
De las frondas, de su fauna,
dejando atrás todo trauma,
remediando el ecocidio,
la sociedad en concilio.
Soy principio de justicia
que, a los pueblos, acaricia,
soy la condena del mundo
que clama, en lo más profundo:
“Talamontes infelices,
que no siguen directrices,
incendiarios despiadados
que, del diablo, son aliados.
Dejen en paz nuestros bosques,
ya somos sus guardabosques,
¡muy pronto tendremos fiesta,
nuestro amor los reforesta!”

*“Cuidemos Nuestro Planeta”
(Autora: Fabia Fiorella Sagástegui  Ruiz)
 

“Qué hermosa tierra tengo
Llena de árboles y flores
Y un mar tan grande
Con muchos peces de colores.
 
Dios nos la dio limpia
Pero el hombre la contamina
Arrojando a sus aguas
Los residuos de las minas.
 
No cortemos los árboles por que
Son nuestros pulmones
No arranquemos las flores
Porque son nuestros verdores.
 
Porque sé que allá arriba
Hay alguien que está sufriendo
Saber que lo que ha creado
Se está destruyendo.
 
Sé que Dios nos ayudará
A construir el medio ambiente
Y debemos prometerle
Que lo cuidaremos por siempre.”
 
*“Recitando por un sueño (ecológico)”
(Autor: Diego Rojas)

 
“Hoy los poetas recitamos por un sueño:
¡Salvar al mundo de la devastación!
El esfuerzo que hagamos es pequeño
Pero si te unes, seremos un montón.
 
El clima hunde el litoral ribereño,
Plantar más árboles es una solución.
Que no se anegue la costa del isleño,
Por el desborde y por la inundación.
 
Recita, poeta, recita por un sueño…
¡Tu poesía es la mejor opción!…
Para dar a conocer con mucho empeño
Que nuestras selvas requieren protección.
 
Protegen el agua pura es desempeño,
También cuidarla de la contaminación.
Preservar el aire limpio con ingenio
Evita males de la respiración.
 
La tierra no resiste otro milenio,
Si a este tema no le damos atención.
Tal vez haya que cambiar pronto el diseño
De este sistema de la autodestrucción.
 
Recita, poeta, recita por un sueño,
Nuestro planeta necesita protección.
Hagamos juntos con la Tierra este convenio:
Ella nos da la vida, y nosotros: ¡Amor!”
 
“En la naturaleza  esta la preservación del mundo.”
( Henry David Thoreau)




Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba