Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Obras Maestras de la Literatura Universal Guillaume Apollinaire y "Caligramas"


  • Ingrid González de Rodríguez | 29-10-2020

El lenguaje literario se distingue de cualquier otro principalmente, por el valor que en él adquiere el fenómeno de la connotación, es decir, por la relación con varios significados de una misma palabra. Una connotación es una asociación cultural o emocional que emerge de una palabra o frase, trasciendo su  significado explícito o literal.    

“El lenguaje de que se vale la literatura no difiere en lo esencial del que empleamos corrientemente (…) y sin embargo, es evidente que existe una separación, una diferencia de nivel. Al escribir, hay siempre un afán de superación que hace evitar voces, giros, o frases empleados en abundancia en el coloquio llano, en este, a su vez, parecerían demasiado elevadas muchas formas de expresión corriente en la literatura (…) el lenguaje literario amplia y enriquece el léxico y afina los matices significativos con una incesante labor creadora, elige entre unas formas expresivas y otras con lo que contribuye a la fijación del idioma (…) Una de sus características específicas, se refiere al vigor expresivo cuando traduce con fuerza representativa lo que el escritor o el hablante se propone. Si el poder expresivo en tanto que lo mentado aparece ante nuestra imaginación con caracteres de realidad sensible, se dice que hay plasticidad en el lenguaje”.  

La periodización literaria, entre las categorías históricas y las estéticas, nos lleva al desarrollo y evolución del estilo de un autor. Dentro de las escuelas del siglo XX, la Estilística engloba las corrientes volcadas al análisis de la expresión lingüística y literaria, como un factor fundamental en la creación poética.  

El nombre clave en los primeros pasos de las vanguardias literarias fue Guillaume Apollinaire. Su poesía es una ruptura violenta con los presupuestos artísticos vigentes. El autor de “Caligramas” no sólo combatió a las escuelas literarias puristas de su época como por ejemplo el simbolismo, sino que además tendió un puente para la consolidación del surrealismo y del espíritu de las vanguardias en la literatura contemporánea.   

Su gran aporte a la poesía fue su original reelaboración del habla común y cotidiana, especialmente sus “Caligramas” subtitulados “Poemas de la paz y de la guerra” llevan al extremo la experimentación formal al romper deliberadamente la estructura lógica y sintáctica del verso.   

Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzkyz. (Roma,1880- París, 1918). Conocido en el universo literario como Guillaume Apollinaire​, poeta, novelista y ensayista, estudió en liceos de Mónaco, Cannes y Niza, viajó junto a su madre a París, pero las dificultades para encontrar empleo le obligaron a colocarse como preceptor de una familia en Alemania durante dos años, después se trasladó a París donde frecuentó los círculos artísticos y literarios de la capital francesa. Allí adquirió fama y trabajó como contable en la Bolsa y como crítico para varias revistas culturales en las que teorizó en defensa de las nuevas tendencias artísitcas y literarias del siglo XX como el cubismo y el surrealismo. Desde la publicación de sus primeros poemas escritos en 1897, Apollinaire expresó su preocupación por temas como el recuerdo, la angustia, el amor, la melancolía y el erotismo,  el núcleo de su obra fue la poesía, a la que entendía como un arte inseparable del conjunto de experiencias de la vida cotidiana.  

Obra  

En 1905, Apollinaire fue el primero en destacar la originalidad de las pinturas de Picasso. Tras su amistad con Marinetti, el autor del “Manfiesto Futurista”, publicó su primer libro de versos titulado Alcoholes (1913), en cuyos poemas prácticamente no aparece ningún signo de puntuación y las imágenes devienen sin que exista entre ellas ninguna relación. Desaparece el orden secuencial y lineal del texto, por lo que los poemas parecen escindirse, no obstante en conjunto sugieren una sugestiva e intensa atmósfera concreta.    

En los años siguientes publicó “La Antitradición futurista” (1913); “Los pintores cubistas” (1913); una defensa del nuevo movimiento como superación del realismo, obra que le otorgó reconocimiento. En 1914  publicó  “La Roma de los Borgia”; En 1916, “El poeta asesinado”,un texto de ficción en el que aplicó su aguda ironía. En “El bestiario o el Cortejo de Orfeo” (1911) refleja la influencia del simbolismo, al tiempo que introduce importantes innovaciones formales. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Apollinaire se alistó como voluntario en el ejército francés donde obtuvo el grado de teniente y la condecoración de la Cruz de Guerra. El 17 de marzo de 1916 recibió una herida de metralla en la cabeza que dejó secuelas en su salud, durante su convalecencia escribió algunos de sus textos más recordados, como son los famosos Caligramas. En 1917, publicó Los pezones de Tiresias y El color del tiempo. El 2 de mayo de 1918 contrajo matrimonio con Jacqueline Kolb, y el 9 de noviembre del mismo año murió víctima de la epidemia de gripe que azotaba París.  

Los caligramas   

Decisivos fueron sus famosos “Caligramas” publicados en 1918, en estos versos las palabras no están sometidas a las reglas sintácticas del orden formal, Apollinaire crea con las palabras dibujos que refieren una imagen del tema del que se habla en los versos.  Recordemos que las vanguardias, no solo eran una nueva forma de expresión, eran también una nueva actitud, una nueva visión de la vida y el mundo que nos rodea. Contestatario y revolucionario, consciente de que los escritores pueden expresar rebeldía, el afán vanguardista de Guillaume Apollinaire es un intento de romper las distinciones entre géneros y artes, un claro preludio de la Estética posmoderna.    

ingridderodriguez@hotmail.com   


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba