Comentarios Recientes

0
Isabel Valerio Lora

Algo más que Psicología

Isabel Valerio Lora | isabelvalerio@lainformacion.com.do

Los regalos emocionales.

Foto: Fuente Externa


  • Isabel Valerio Lora | 02-08-2020

“La infancia es la etapa en que todo se construye. De ahí la importancia de una educación personalizada y de calidad”. Paulo Freire

Hoy día, la publicidad ofrece todo tipo de regalos para los más pequeños. Desde juguetes convencionales, hasta la más sofisticada tecnología. Esos regalos tienen un costo material, pero en ocasiones, solo llenan las expectativas del momento. Dediquémonos en estos tiempos de cambios a ofertar regalos emociones, son gratis y repercuten de forma positiva en los niños.

 Los regalos emocionales son detalles no físicos que sirven para premiar a nuestros pequeños, perduran en su memoria, desatan sentimientos agradables y a pesar de ser gestos sencillos, son excelentes reforzadores.

Entre los regalos emocionales más usados tenemos:

Dedicar tiempo de calidad:

Un estudio del Reino Unido, revela que los padres cada día pasan menos tiempo de calidad con sus hijos. Algunos de los encuestados, pasaban media hora con sus hijos. Organícese para estar, aunque sea por poco tiempo, de forma plenamente presente con sus hijos, sin tecnologías de por medio. Es un regalo invaluable para ellos, que fortalece los vínculos emocionales y crea confianza.

Reconocimiento escrito:

Todo niño necesita sentirse valorado y que le reconozcan cuando hace algo bien. Dejar una nota en un lugar de su fácil acceso, le llenará de felicidad. El contenido puede ser tan simple como “eres un regalo maravilloso de Dios”, “doy gracias a la vida por tenerte como hijo o hija”, “gracias por ser tan especial”, etc.

Mucho amor y demostrárselo:

En los primeros años, los niños requieren el amor incondicional de sus padres, para desarrollar su independencia y seguridad. Si es amado, crece con buena autoestima, por lo que los abrazos, los mimos y una que otra palabra de afecto, constituye a formar una infancia saludable.

Aceptación tal cual es:

Quiera a su hijo tal cual es, repruebe sus conductas y enseñe lo que está mal. 

Para nada le diga, “no te quiero porque te portas mal”. Enséñele a comportarse bien.

Consistencia en tus decisiones:

Cuando cambias de parecer fácilmente, trae inseguridad e inestabilidad en el niño. Mantener firme tus decisiones es lo mejor.

Pon límites claros:

Un buen regalo, es saber qué se espera de él o ella.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba