Comentarios Recientes

0
Isabel Valerio Lora

Algo más que Psicología

Isabel Valerio Lora | isabelvalerio@lainformacion.com.do

Los adultos también juegan


  • Isabel Valerio Lora | 25-01-2021

«Los juegos son la forma más elevada de la investigación» Albert Einstein.                                                                                                                                                                                                                               

El juego es una acción placentera, creativa, libre, en la que se desarrolla la imaginación (Salazar y otros, 2014) y también es una forma de comprender y apropiarse del mundo que rodea al jugador. 

Cuando el juego se practica de manera consciente, en la persona adulta toma fuerzas en dos sentidos: el primero, como una práctica que facilita la diversión, y el segundo, como una posibilidad de acercarse desde la complejidad de la adultez a una experiencia lúdica, llena de significados.

Beneficios del juego en los adultos:

Los juegos sean de mesa, de roles o de vídeo, son una acción placentera, creativa, libre, en la que se desarrolla la imaginación (Salazar y otros, 2014), permite  comprender y apropiarse del mundo que rodea al jugador, ofrece un universo de posibilidades y  ejercitar el cerebro.

Después de la jornada de trabajo se buscan espacios de encuentro para compartir y socializar. Teorías recientes sobre el juego y el desarrollo humano identifican en este fenómeno una importancia que reconoce su papel en los procesos de socialización (Nussbaum, 2014)  y en el desarrollo biológico madurativo (Parolini, 1994).

Actúa como calmante, pues permite desconectarnos de las exigencias de la vida cotidiana, reducir el estrés y generar endorfinas u hormonas de la felicidad.

Fomenta  nuestras funciones cognitivas (Piaget, 1979), que son la base de nuestro conocimiento e incluyen: la percepción y la atención, el pensamiento, el dominio del lenguaje y la memoria. Y constituyen una parte importante de la existencia de los seres humanos. 

Nos permite conectar con nuestra parte infantil, recordar vivencias agradables de nuestra niñez.

Ayuda a gestionar y transformar nuestras emociones y experiencias negativas. 

Potencia el aprendizaje significativo y ayuda a conservar la memoria, retrasando la aparición de enfermedades como el Alzheimer. El juego en las personas adultas considera que la persona mayor no es un sujeto acabado que nada tiene que aprender o madurar.

Lineamientos pedagógicos actuales, invitan a mantener una actitud abierta ante la vida, a fin de adquirir todos los conocimientos y experiencias que fortalecen los aprendizajes y mejoran nuestra calidad de vida.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba