Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Los 100 Monumentos más bellos del mundo, la Catedral de Florencia


  • Ingrid González de Rodríguez | 15-02-2021

Florencia es una de las ciudades más bellas de Italia. Destacamos no sólo su hermosura, sino también su relevancia histórica pues ha dado forma y estilo a varias épocas, completando y haciendo la historia del mundo.   Fuimos a Florencia la primera vez, para asistir al jubileo de conmemoración de los 900 años de la Universidad de Bolonia. Nos emocionamos al observar por primera vez la Catedral de Santa María de Fiori, una de las más impresionantes de Europa, considerada la primera gran obra del Renacimiento italiano.   

Vasari expresó acerca de la monumental obra arquitectónica: “Parece una nueva colina que hubiese nacido de las casas”.   

La vista de la catedral de Florencia desde la plaza principal o desde lo alto de las azoteas de las antiguas casas y palacios es un espectáculo para recordar. La ciudad tiene su más significativa representatividad en el bellísimo conjunto que comprende la Catedral o Duomo, el campanile y el Baptisterio (siglo XIII- XVI). El revestimiento de mármoles rojos, verdes y blancos, contrastan   otorgando al conjunto su raigambre de obra maestra del arte universal.  

De origen etrusco, Florencia fue incorporada a Roma en el siglo III a. de C., capital de la región de Toscana, ocupa el valle medio del río Arno, limitada al NE. Por los Apeninos y al SO, por el monte Chianti, es una región muy fértil y esencialmente agrícola, en ella se cultivan cereales, vid, olivos y tabaco. Además es el centro comercial de la Toscana, con una variada industria de textiles, porcelana, marroquinería, químicos y calzados. No obstante, su principal fuente de riqueza es el turismo, pues es una de las ciudades más visitadas de Italia y una de las más emblemáticas por su historia, arte y cultura.   

Equilibrio entre lo vertical y lo horizontal

Como la mayor parte de las grandes catedrales, Santa María Dei Fiore es el resultado de varias intervenciones sobre una base medieval que, cientos de años atrás perteneció a la primera construcción. Entre los siglos XII y XIII, el arquitecto toscano Arnolfo di Cambio diseñó los planos que remplazarían a la antigua de Santa Separata por encargo de la República de Florencia. Diseñó tres anchas naves que morían bajo la cúpula octogonal, con la nave central cubriendo la superficie de Santa Separata.   

La imponente obra fue comenzada cuando la primera piedra fue puesta el 8 de septiembre de 1296 por el cardenal Valeriana, nuncio papal de Florencia.   

A la muerte de Arnolfo di Cambio en 1302 los trabajos fueron interrumpidos. En 1334 Giotto di Bondone fue nombrado maestro de obras. Su mayor logro fue la construcción del campanario. Pero murió en 1337, dejando inacabada la obra, que Andrea Pisano continuó, hasta que fueran suspendidos por causa de la peste, en 1338. En 1355 se reinician los trabajos. Varios arquitectos trabajan en la catedral, los trabajos se empiezan a completar en 1418. Filippo Bruneleschi, se adjudicó la finalización de esta imponente obra comenzada por Arnolfo Di Cambio en 1296, quien recibió el encargo de la República Florentina de realizarla "con aquella más alta y suntuosa magnificencia que inventar no se pueda por industria y poder de los hombres". 

Brunelleschi trabaja desde 1420 a 1434, finalizando la cúpula de este maravilloso monumento arquitectónico que es admiración del mundo. En 1436 el Papa Eugenio IV consagra solemnemente el templo dedicándolo a Santa María de la Flor. Dos puertas laterales, las Puertas de los Cardenales (sur) y la Puerta de los Mandorla están cubiertas con esculturas de delicados relieves. El pavimento de la iglesia fue cubierto con mármol en el siglo XVIII.   

En el lugar donde antes estaba la Iglesia de Santa Separata, antigua Catedral de Florencia, frente al Baptisterio de San Giovanni, la impresionante obra, cuya fachada presenta un maravilloso equilibrio entre lo horizontal y lo vertical, entre la línea curva y la línea recta, expone magistralmente el estilo Gótico. La Catedral está íntimamente ligada al espacio que la rodea, procurando que la verticalidad coincida con luz para expresar una dimensión espiritual que el espectador puede contemplar.  

Son admirables las famosas puertas de bronce cinceladas por Pisano con una perfección y una sensibilidad extraordinarias. El acervo monumental de Florencia tiene su mejor representatividad en la hermosa Catedral o Duomo, que recibe millones de visitantes, cada año.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba