Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La Región del Caribe es un gran arcoiris


  • Ingrid González de Rodríguez | 15-04-2021

Una constelación de islas, como un contrafuerte de luz, se abre frente al Trópico de Cáncer formando el territorio Antillano. Estas islas fueron el camino por donde vinieron los navegantes y aventureros que llegaron al  nuevo mundo desde Europa, en una compleja immigración que a través del tiempo se mezcló con los aborígenes, dando como resultado una cultura única y singular. Recordemos que en el mar Caribe ocurrió el descubrimiento, se inició la conquista y se formó el conglomerado de los aventureros y exploradores, de aquellos que arriesgándose le daban la vuelta a los mares en cualquier tipo de embarcación. En las Antillas holandeses, franceses, ingleses y españoles forman la más completa colección de mapas y uno de los podres marítimos más importantes de la historia. No en vano afirma Richeliu, que las islas son un punto estratégico y siempre lo serán.

En la conformación de la Región del Caribe, saltan a la vista determinantes geográficas puntuales, como son los caracteres fisiológicos de la raza, el clima, el sol, las costumbres y tradiciones, principalmente la cosmovisión común compartida de los habitantes del arco mágico de las islas. A pesar de las diferencias linguísticas, religiosas, étnicas, y ser el Caribe una región de  disparidades regionales, fragmentación geográfica y diferencias de ritmo en los rasgos históricos, una identidad común prevalece, uniendo los puntos de referencia de una realidad cultural compleja.  

“Las múltiples sociedades caribeñas son tanto producto de estos cruces histórico – geográficos como del encuentro de las poblaciones indias y negras con colonialistas de todo tipo, que han surcado estas aguas y explotado estas tierras, de ahí la violencia histórica de los conflictos sociales, la riqueza y la variedad etnocultural de los países del área. (Pierre- Charles, G. 1985). Al respecto del multiculturalismo antillano, Glissant (1990) habla sobre el Caribe como un región de luchas, encuentros y desencuentros: “la Región del Caribe está tejida por una serie de sucesos tumultuosos. Desde el descubrimiento de estas islas, la población insular ha estado sometida a una constante lucha contra la opresión: los habitantes originarios (Arawak y caribes), la perdieron ante los colonizadores y quienes llegaron después (esclavos traídos desde África, inmigrantes indios y asiáticos la continuaron (…) La historia del Caribe resulta tan compleja y volcánica como su geografía”. Parece que el fenómeno simultáneo de resquebrajamiento y continuidad espaciales, propio de estos territorios bañados por el mar de las Antillas, se reflejara en las sacudidas y la continuidad histórica que dan a esta área toda su originalidad y diversidad”.  

“El territorio caribeño, paralelo a América Central con su conjunto de islas llamadas Antillas Mayores, Antillas menores, Las Bahamas y las islas costeras de Venezuela, incluye trece países independientes: Antigua y Barbuda, Bahama, Barbados, Cuba, Dominica, Granada, Haití, Jamaica, República Dominicana, San Cristóbal y Nevis, Santa Lucía, San Vicente, y las Granadinas, Trinidad y Tobago, un estado libre asociado, Puerto Rico, y diez dependencias: Anguila, Monserrat, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caymán, Turcos y Calcos, Guadalupe, Martinica, Aruba, Antillas Neerlandesas e Islas Vírgenes Estadounidenses. Este archipiélago lo constituye una cadena de montañas sumergidas cuyos picos más altos se convierten en islas al salir a la superficie del mar. El clima -siempre- es tropical. Su fauna es variada, sobre todo, en cuanto a especies de peces, que proliferan en el mar Caribe, gracias a sus muchos bancos de coral, y poca profundidad”. 

La Región del Caribe recibe constantemente la visita de ciclones y huracanes, y es la que más sufre el embate de estos fenómenos naturales. La vegetación característica de la zona caribeña la constituyen sus exuberantes bosques tropicales. 

Hoy nos detenemos en la imagen del Parque Nacional de los Haitises, hermoso bosque tropical de República Dominicana caracterizado por la riqueza de su biodiversidad. Situado en la Bahía de Samaná, de la cual forma parte, el lugar se ha convertido en un punto clave de la geografía dominicana.    

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba