Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

La literatura latina es considerada como una de las clásicas, ya que sirvió de modelo para la posteridad


  • Ingrid González de Rodríguez | 08-04-2021

El legado romano a la cultura universal es muy amplio, destacan el alfabeto, el calendario juliano, el latín (el idioma del que surgieron el español, italiano, rumano, catalán, gallego, francés, y portugués) y las instituciones republicanas que son las bases de las democracias modernas. Roma influyó en las civilizciones posteriores por medio de las ideas transmitidas a través del arte, la filosofía y el derecho, un legado imborrable, pues estableció modelos de instituciones públicas, de ciudadanía y de respeto a la ley que todavía perduran. Su legado tangible sobrevive en los restos de las edificaciones construidas para perdurar, entre ellas el emblemático “Coliseo”, los grandes acueductos (algunos en uso todavía hoy) diseminados en tres continentes y las carreteras que mantenían unido el imperio. 

Un gran aporte de los romanos fue su literatura. La literatura latina también es considerada como una de las clásicas, ya que sirvió como modelo para la posteridad. Se inicia con Tito Andrónico, aproximadamente desde la fundación de Roma (754 A. C.) hasta la caída del Imperio Romano de Occidente (476 de la era cristiana). Dura, pues, más de un siglo, desde los primeros años del siglo 1 A. C. hasta los primeros 20 años del siglo 1 d. C.  

La riqueza y singularidad de la literatura italiana reside en la actuación íntima de la literatura latina de la antigüedad, caracterizada por su amplitud temática, un reflejo del sentir y pensar de una sociedad en continua evolución. Se observa en el contenido de las bellas letras romanas la exaltación de valores, tales como la honestidad, el amor a la patria, a la familia y las tradiciones, sobresale la trascendencia del individuo frente a la sociedad y la institución familiar, por ejemplo Hesíodo, comunicó mensajes que nunca han perdido vigencia: "para disfrutar de una vida justa, es necesario basarse en la virtud y el trabajo".

Plauto, Lucrecio, Cátulo, Cicerón, Virgilio, Ovidio, Horacio, Ovidio, representan la sensibilidad de un pueblo, que si bien en un momento tuvo su etapa de imitación de las creaciones griegas, logra alcanzar su propia y verdadera espiritualidad, por medio de una expresión artística original. Pero quizás, la singularidad de la vigorosa romanidad cultural, se refiere a la difusión de la lengua latina, que llegó a ser utilizada en todo el ámbito del imperio y se mantuvo en gran parte de Europa hasta la baja edad media. Roma mantuvo su influencia desde el siglo III a. C. hasta el V d. C., pero además, durante siglos, la lengua latina fue el medio de comunicación entre los hombres y los pueblos, hasta que hacia el siglo IX, empiezan a usarse las lenguas romances o neolatinas, ya mencionadas, que hoy día forman la inmensa comunidad lingüística a la que pertenecemos los hablantes de la lengua española. Hasta el siglo XVIII, fue el latín el idioma universal de las obras científicas.

Hoy realizamos un breve recorrido por la obra de tres grandes autores de la literatura latina o romana: Plauto, Lucrecio y Catulo dejaron obras, que han servido de modelo para la posteridad.

Plauto, Tito Maccius (254 - 184 A. C.) Célebre poeta cómico latino, autor de 130 obras teatrales de las que se conservan veinte. El teatro de Plauto escrito en verso y provisto de números de canto y danza, abunda en diálogos chispeantes, juegos de palabras y alusiones incisivas a la actualidad. Entre las comedias del gran poeta latino cabe destacar la titulada “Menaechmi” , “Miles Gloriosus”, “La olla de oro”, “El pequeño Cartaginés”, “Rudens” y “La casa embrujada” entre otras.  Toda clase de personajes variopintos desfilan por la obra multívoca de este genial poeta cómico, cientos de veces imitado en épocas posteriores. El aspecto más novedoso de las comedias plautinas está constituido por los cántica o canciones que aproximan su obra a lo que hoy se llama comedia musical.    

Lucrecio, Tito Caro (96- 53 A. C.) Hombre creativo, con frecuentes episodios de un estado de locura, dejó “De rerum natura” un poema filosófico científico. En el va explicando el origen del mundo. Según Epicuro, fundador de la filosofía que lleva su nombre, Lucrecio manifiesta en su obra un marcado desdén hacia los numerosos dioses adoptados por Roma, como resultado de las conquistas. La magia, el ocultismo, la adivinación eclipsan al austero culto estatal, la obra de Lucrecio es consecuencia de esta crisis espiritual, y uno de sus más claros ejemplos.  

Cayo Valerio Catulo (84-54 A. C.) Desde los 16 años se manifiesta como un poeta joven que domina la literatura clásica, su obra puede considerarse atemporal, ya que se trata de poesía lírica. No obstante, al tomar en cuenta el momento que vive, la crítica afirma que los “Cármenes” corresponden a un período de transición entre lo antiguo y lo moderno. Su obra gira en torno a los sentimientos y las pasiones humanas. 

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba