Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Grandes libros y Literatura Universal


  • Ingrid González de Rodríguez | 14-02-2021

Podemos definir la literatura universal como el conjunto de todas las obras que nos llevan a la agrupación de las literaturas del mundo. Su estudio e interpretación desde un punto de vista interdisciplinar implica que debemos detenernos en el análisis del contexto histórico y cultural en que dichas obras están escritas, y por encima de todas las cosas la belleza, el interés humano, y su trasfondo poético, en cuanto la gran literatura universal expresa las grandes verdades de la vida.  

Entre los elementos significativos de una comunidad humana, por muy primitivo o elemental que sea su modo de organización surge la necesidad de la comunicación. Dentro de la comunicación entre seres vivos, la humana es la más compleja y asombrosa, en cuanto el ser humano ha creado un código del que ningún otro animal se vale, es la lengua, un sistema de signos verbales o palabras que le permiten elaborar y transmitir mensajes muy complejos y distintos. La comunicación que realizamos a través del lenguaje no se limita a una única función, en realidad nuestro sistema posee múltiples y maravillosas funciones.    

La función Referencial, Expresiva, Apelativa, y poética aparecen mezcladas bajo el predominio de una de ellas. Al hablar de literatura, como es el caso que nos ocupa, citamos como ya sabemos, la función connotativa o poética, propia del lenguaje literario. La función poética aparece cuando el hablante utiliza el lenguaje de tal modo que las palabras usadas y la misma construcción del mensaje revelan una misión estética y la finalidad de expresar esa visión.   

Si bien es cierto que el lenguaje humano es uno solo, el que utiliza la literatura difiere del lenguaje común que se emplea cotidianamente. Así  la expresión escrita y el habla poseen sonidos similares y los mismos procedimientos gramaticales, sin embargo entre ellos hay una diferencia capital. Aunque la lengua escrita puede asumir cualquiera de las variedades de la lengua oral, no obstante, si se analiza profundamente vemos que mientras el lenguaje oral tiende a satisfacer necesidades prácticas y básicas de comunicación, en contraste el lenguaje literario busca ser portador de belleza, expresar ideas, emociones y sentimientos, su fin ulterior, expresar belleza, lo diferencia de cualquier otro tipo de lenguaje.  

 Misión estética del lenguaje literario

El lenguaje literario alcanza su finalidad estética, en virtud del fenómeno de la connotación. El valor que en él adquiere la connotación (relación con varios significados de una palabra) puede tener implicaciones personales, ideológicas, sociales, culturales etc. En este orden, el texto literario es creador de lenguaje, no solo en la medida en que admite el sentido figurado y pone en juego todas las posibilidades de la lengua o inventa nuevos elementos, sino porque también crea nuevas dimensiones significativas. La función connotativa de las palabras, surge a partir de una red de connotaciones intratextuales, o sistema de asociaciones y significados recíprocos donde las palabras que se eligen y las estructuras que se crean, transmiten el mensaje que se quiere comunicar.   

La finalidad de las bellas letras es trabajar activamente para el logro de un mundo mejor o para el perfeccionamiento moral y espiritual del ser humano. De ahí que, la creación artística literaria al igual que las otras artes, lleva siempre implícita una nueva visión de la vida y del mundo que nos rodea. 

El origen de la literatura se encuentra en los inicios mismos de la humanidad, en todas las etapas de la civilización ha habido creación literaria. Desde el punto de vista de la antropología y de la historia establecemos un punto de partida. “No resulta fácil saber cuándo, cómo y dónde empezó a exitir la literatura. Si creemos lo señalado en la Biblia, el propio Adán, el primer hombre, ya comenzó a recoger en registros los primeros pasos del género humano. Seguramente, otros preferirán creer que ya en Altamira, alguien logró evitar las salidas de la cueva en busca de caza a cambio de explicar relatos que distraían a sus compañeros. Sea como sea, lo cierto es que el impulso literario es muy antiguo en el ser humano y, de manera ciertamente significativa los temas que aparecen en los primeros escritos nos resultan, como tendremos ocasión de ver, especialmente cercanos. Resulta conmoverdor el darse cuenta de hasta que punto los antiguos egipcios o los sumerios sentían nuestras mismas pasiones, se formulaban las mismas preguntas y se entretenían con géneros literarios tan parecidos a los de uso actual”.   

Movidos por un ideal de vida, en el contexto compartido de una historia y una geografía o las particularidades del ambiente, de la cultura en que se vive, del clima, del sol, de las aptitudes, de los hábitos, de las ideas… Todos estos elementos contribuyen a la producción literaria de un país y a caracterizarla, de su acción combinada, acumulada, proviene el carácter de dicha literatura, que responde normalmente, al carácter de una nación.     

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba