Comentarios Recientes

0
Fanny Goris

Entrena tu Ser, Comienza tu Hacer

Fanny Goris | figconsulting@hotmail.com

El tesoro escondido en cada uno de nuestros colaboradores


  • Fanny Goris | 27-02-2020

Si fuéramos más conscientes de nuestros talentos o competencias ¿Cuánto más podríamos lograr? Pensemos por un momento qué pasaría si cada uno de nosotros supiéramos desde niños cuáles son nuestros talentos. Esto sin dudas, nos hubiese hecho la vida más fácil, nos hubiese ayudado a llevar a cabo nuestras tareas de forma mucho más sencilla, sin pensarlo demasiado, nos hubiese ayudado a nuestra autoestima y la forma de relacionarnos con el mundo. 

Dicho esto, quisiera enfocarme específicamente en el contexto empresarial y dirigirme a los gestores de talento, a los responsables de áreas en las que se encuentran colaboradores con funciones específicas asignadas, a gerentes, directores y dueños de empresas. Y les pregunto:

¿Cuánto valor agregado daría a tu empresa conocer las competencias que cada persona tiene y que aún no has descubierto?

Una de las debilidades más comunes que he detectado en las empresas de nuestro país, es poder identificar competencias escondidas en los colaboradores, que no han sido descubiertas o tomadas en cuenta por sus superiores, ni por el departamento de gestión humana.

Deténganse a pensar por un momento ¿Cuántos problemas, gastos y errores evitarías? Desafortunadamente dentro de las compañías o negocios no existen inventarios de competencias — base de datos completa acerca de las experiencias, habilidades, conocimientos e intereses de cada uno de los colabrodarores adscritos a la organización, para saber en forma rápida y exacta las competencias disponibles — y mucho menos cuentan con una gestión por competencias — administración del activo intelectual e intangible, que representan, las habilidades de las personas —

Entre las ventajas a destacar que tiene el Modelo de Gestión de Competencias es que permite alinear la gestión del talento a la estrategia del negocio.  Los puestos, cargos, roles o posiciones se diseñan partiendo de las competencias que se requieren para que los procesos alcancen el máximo desempeño. Sin embargo, aprender a identificar o descubrir nuestros talentos y nuestras habilidades, sin una metodología adecuada,  puede ser un proceso de prueba y error. 

Por poner, un ejemplo simple, les cuento esta experiencia: Una empresa contrató a un costoso traductor para realizar sus servicios por varios días, acompañar a un importante directivo de una corporación con unos invitados internacionales, fue una gran sorpresa cuando uno de los colaboradores de la empresa sostuvo una pequeña conversación con los visitantes, en medio del recorrido de sus instalaciones. El director quedó impresionado y sorprendido por no saber que, entre sus ejecutivos, tenía la habilidad de hablar este idioma fluidamente y que habían tenido que buscar a alguien externo.

Desde ese momento comenzó a pensar en el tesoro escondido que podría estar guardado en cada uno de los colaboradores de su organización. Se dio cuenta que, el no conocer los talentos y competencias ocultas de su gente, le había impedido tener una ventaja competitiva, que había tenido a mano por mucho tiempo.   

Por esta experiencia que les he contado y por el hecho de que no considerar las competencias de los colaboradores, puede conllevar a la fuga de talento. Es que exhorto a cada empresa, grande o pequeña, a crear un sistema que le permita identificar los talentos y competencias en cada persona. También recomiendo desarrollar un método que ayude a la empresa a desarrollarlas y gestionarlas, para así, obtener un mayor beneficio en el aprovechamiento de estas. 

La clave aquí es que las empresas hoy día tengan la conciencia de que el talento es como un diamante en bruto. Si no lo cuidamos, si no lo valoramos, si no lo pulimos, no podremos contar con la verdadera belleza y valor que tienen en su interior.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba