Comentarios Recientes

0

El síndrome de Desgaste por Empatía


  • Isabel Valerio Lora | 02-03-2020

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. Viktor Frankl. 

El ser humano es empático por naturaleza; por eso entender el sufrimiento ajeno y ayudar a minimizarlo es una tarea ardua, que involucra desarrollar todo nuestro potencial, para evitar un desgaste.

El síndrome de Desgaste por Empatía (SDE) o fatiga por compasión es el agotamiento emocional producido en profesionales que trabajan con pacientes traumatizados. El termino fue introducido en 1995, por Charles Figley, tras analizar las conductas de un grupo de voluntarios de New York, luego de los atentados del 11 de septiembre.

Según Figley, cuando la energía compasiva que gastan los profesionales de salud (enfermeras, terapeutas, trabajadores sociales, entre otros) supera sus procesos de recuperación, paulatinamente se van manifestando cambios físicos, sociales, emocionales, espirituales e intelectual, relacionados de forma indirecta con el trauma tratado en sus pacientes. 

Síntomas del síndrome de desgate por empatía:

Reexperimentacion: percepción de revivir el hecho traumático pese a que no fue propio.

Evitacion: aislamiento físico o afectivo con el entorno.

Hiperactivacion: alerta y tensión constante.

El síndrome de Desgaste por Empatía aparece como resultado de gastar altos niveles de energía y compasión y no ver resultados de mejora en la persona cuidada, asistida o ayudada. Es más frecuentes en personas con pobre autocuidado, con traumas pasados no resueltos, quienes manejan de forma inadecuada el entres y los que padecen insatisfacción laboral. Adicional, en personalidades un tanto obsesivas que temen fracasar en lo que hacen.

Sugerencias para evitar el síndrome de desgaste por empatía: 

Vive el aquí y el ahora. Nunca lleves la carga emocional de tu trabajo a casa o familia. Recordar los traumas ajenos y comentarlo, implica un envolucramiento emocional que se puede evitar. 

 Practica actividades de ocio. Recuerda que no toda la vida debe estar centrada en el trabajo. 

Aliméntate de forma sana. 

Haz ejercicios de forma regular. 

Aprende a manejar situaciones estresantes. 

Descansa lo suficiente. 

Utiliza todas las técnicas posibles, pero evita creer tener poderes especiales para solucionar todos los casos que llegan.

Comparte sanamente con familiares y amigos. 

Busca apoyo profesional cuando la situación escape de tus manos.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba