Comentarios Recientes

0

Doctor Pedro Mendoza analiza ecuación habrá de cumplirse para aplanar curva del COVID-19


  • Félix Parra | 13-05-2020

El coronavirus se contagia de una persona a otra por las gotícolas cargadas de virus que salen de las gargantas y narices de los portadores, es decir, el contagio es por aerosolización, fundamentalmente, por lo que su propagación depende de las dosis infectantes que salen envueltas en las gotícolas.

Además, del volumen y velocidad del aire que circula y tamaño del espacio donde el portador que tose, vocea, estornuda o habla se puso en contacto con una persona susceptible al contagio y también depende de si el aire circula con flujo laminar o turbulento. 

El doctor Pedro Mendoza afirma que los medios de comunicación, autoridades sanitarias y la ciudadanía en general están  interesados en saber cuándo se aplanará la curva epidémica y cuándo terminará esta pesadilla de la epidemia.

Explica que la curva de una epidemia depende del cociente entre los casos nuevos y los ya recuperados de la infección, de la población susceptible y de una constante que representa la frecuencia con que ocurren los contactos efectivos. 

Dice que si la infección se transmite por gotícolas como el COVID-19, entonces la cantidad de virus que sale del enfermo con cada tos y el habla y la cantidad de ventilación  y la velocidad del viento circundante en el espacio donde se halle el portador y el susceptible también influyen. 

“Vea aquí la ecuación: CN= RSK  (CN = casos nuevos, R= recuperados, S = población susceptible al contagio y K= es la constante que representa a todos los contactos efectivos”, expresa. 

Destaca que si el cociente entre CN y los R o recuperados es mayor que 1, (CN/R da más de 1) indica que la epidemia continúa y la rama ascendente de la curva sigue subiendo. Ejemplo: ayer el ministro de Salud dijo que había 266 casos nuevos y 78 nuevos recuperados. 

“Ahora divida 266 entre 78 y verá que el cociente es = 3.15, que es mayor que 1. Pero como esta epidemia también depende de los contagios efectivos (K), del volumen de aire (V) que circule en el espacio donde se produjo el contacto con el enfermo”, precisa.

Así como también de la cantidad de virus que salen de la garganta y narices del enfermo, pues el aplanamiento de la curva epidémica  de COVID-19  va a venir tan pronto alcancemos lo que estadísticamente llamamos “densidad umbral”.  Ésta representa la menor cantidad de personas susceptibles necesaria para que el virus se siga diseminando. 

Mendoza asegura que tal cosa ocurrirá cuando el cociente entre casos nuevos y la cantidad de recuperados estén por debajo de 1 por un mínimo de tres días consecutivos siempre que la población susceptible no sea demasiado grande.

Ejemplo: Si mañana el ministro de Salud dice que hubo 150 casos nuevos y que los recuperados fueron 160, al día siguiente informa que hubo 100 casos nuevos y 150 recuperados y el siguiente dice que  hubo 30 casos nuevos y 120 recuperados, pues habremos alcanzado la “densidad umbral”.

Puesto que la proporción  casos nuevos/recuperados serian: 0.93, 0,66 y 0.25 y los tres reportes son menor que 1, lo que indica que quedan muy pocas personas susceptibles al contagio, pues la curva de la epidemia se aplanó cuando el cociente fue de 0.93 y está fracción  se convierte en la cifra “densidad umbral”. 

Tres reportes consecutivos menor que 1 es el momento mágico para que el Gobierno y autoridades sanitarias inicien la reapertura de las actividades económicas de modo progresivo aunque las precauciones frente al contagio continuarán. 

Una fracción final de 0.25 indica que prácticamente toda población quedó inmunizada y los  susceptibles al contagio se redujeron a su mínima expresión.

Aunque la representante de la OPS en país declaró que debían esperarse reportes de la densidad umbral en descenso por  una semana para entonces intentar con bajo riesgo el reinicio progresivo de las actividades productivas.

  “Creo que dada la moderada velocidad de contagio que tuvo coronavirus en la RD y que en nuestro país predomina la circulación de vientos laminares en vez de los turbulentos, esos tres cocientes consecutivos 0.93, 0.66 y 0.25, serían suficientes para una modificación de las medidas sanitarias restrictivas tomadas por el Gobierno”, subraya.

Agrega que tales números ocurran, dependerá de la búsqueda de los verdaderos positivos para el manejo de los sintomáticos  y el aislamiento de los asintomáticos y enfermos leves, del respeto que todos dediquen a las medidas de control sanitario.

También de una disminución absoluta  de la tendencia del dominicano a circular por sitios públicos aunque no busque nada y a charlar con todos los conocidos y “mariposear” en los supermercados y tiendas sin que quiera  comprar una mercancía. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba