Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Cultura, sociales, arte, letras y libros... edición 31 de octubre 2019


  • Ingrid González de Rodríguez | 30-10-2019

A partir de 1960 se produce en las letras hispanoamericanas el fenómeno del Boom. Su expansión fue exponencial: en primer lugar, la aparición de un grupo de escritores jóvenes, en su mayoría narradores y novelistas, tuvo un impacto avasallador. En segundo lugar, surge una gran masa de lectores que consumen y divulgan la  obra de esos escritores, lo cual motivó que la literatura hispanoamericana se difundiera a través de numerosas traducciones a lenguas extranjeras. Este hecho marcó un hito en la historia tanto de la literatura, como de la política y de la vida del continente.

La novela aparece como el medio de expresión formal por excelencia. Se creó un circuito de características poco frecuentes -el de la novela como medio de comunicación masiva- y punto de referencia que otorga continuidad al rasgo esencial de las letras hispánicas: la unidad, un rasgo que abarca las manifestaciones literarias del continente desde su origen en la época precolombina hasta el “boom” del siglo XX.

Para los 500 millones de hispanohablantes que poblaban el planeta en los años del “Boom”,  la novela se convirtió en el género  literario del encuentro, en el camino para conocer de la mano de grandes escritores, la cultura y los procesos históricos propios de las naciones latinoamericanas en sus aspectos sociales, económicos, ideológicos y políticos. Con el Boom la novela pasó a ser  un vehículo trascendental para fortalecer una conciencia y una identidad latinoamericanas. Más allá de las particularidades de lo local, las fronteras y las banderas, la novela fue el camino para crear un lazo de unión más estrecho con los acontecimientos y el cambio que había experimentado el mundo en las últimas décadas.

Dicho cambio, impactó en la sensibilidad y la estética de los escritores del continente de los 7 colores. El Boom latinoamericano, al igual que la corriente del existencialismo y las ideologías de la vanguardia europea sentaron precedentes en la literatura del siglo XX, en este caso, en la segunda mitad del mismo. Como suceso literario ha trazado la pauta de la narrativa actual y ha sido una tendencia para los escritores surgidos posteriormente- no solo de habla hispana- como registra la historia y las obras producidas. Lo cierto es que el Boom marcó un hito tanto en la literatura y las artes en general, como en la política y la cultura.

“Pero, ¿por qué Boom? Porque el impacto fue avasallador. Todo el mundo  puso los ojos en Latinoamérica y quedaron deslumbrados. Si bien es cierto que América desde la época precolombina, ya albergaba joyas literarias, durante el mismo siglo XX ya se habían destacado mujeres y hombres en las letras latinoamericanas. Así tenemos el caso de Gabriela Mistral, exquisita poeta chilena - quién recibiera el Premio Nóbel en 1945, convirtiéndose en el primer latinoamericano en obtenerlo – y  Miguel Ángel Asturias, comprometido poeta y novelista guatemalteco, quién recibiera igual galardón en 1967. No fue sino hasta cuando estalló este boom literario que se difundió notoriamente y con gran aceptación en el ámbito mundial, la literatura latinoamericana”. 

La nueva narrativa une fábula y realidad, lo mítico con lo social, lo histórico con lo político, con la convicción de que la realidad latinoamericana tiene un carácter particular dentro de un contexto que ha sido llamado “lo real maravilloso”. Su desarrollo normal, está más allá de lo cotidiano.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba