Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Cultura, arte, letras y libros...


  • Ingrid González de Rodríguez | 12-09-2019

La poesía contemporánea refleja las tendencias renovadoras del arte del siglo XX. En estos 100 años sobresalen autores que buscan en sus elementos nativos una identidad propia. Los escritores latinoamericanos por un lado, articulan su obra en torno a lo local, espacios y geografía, paisajes, seres humanos, hechos relevantes, por otro, está la expresión vanguardista que sigue las tendencias del cubismo, dadaísmo, existencialismo, hiperrealismo etc. Su estética es, en síntesis renovación del lenguaje poético, abandono de las formas tradicionales, defensa de una nueva sensibilidad acorde con el progreso técnico y científico.  

A partir de 1940 en Latinoamérica se pasó a interpretar los temas de la novela realista con procedimientos nuevos. Asturias, Cortázar, Carpentier, Rulfo, Borges, García Márquez, Paz, Fuentes, entre otros, fueron auténticos pioneros en la gran renovación de la narrativa latinoamericana del siglo XX.

El término posmodernismo designa a la generación intermedia entre el modernismo y las escuelas de vanguardia. Su estética es el “sencillismo” – es decir, la selección de las formas que acentúan el intimismo y la expresión del sentimiento.

Entre los poetas del posmodernismo destacan Delmira Agustini, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni y Juana de Ibarbourou, las 4 latinoamericanas que dentro de la literatura hispanoamericana contemporánea, han hecho historia. Entre las líneas principales de la obra de estas mujeres mencionamos el deseo de recuperar el sentimiento y la emoción, el sencillismo de una poesía que expresa directamente la realidad cotidiana, que ya mencionamos, la valoración de los espacios urbanos y sus rasgos pintorescos.  

La atracción que las letras y el arte contemporáneo de latinoamérica ejercen hoy con tan marcada intensidad en los círculos culturales del mundo entero es doblemente explicable: de un lado, a partir del siglo XX la literatura del continente constituye una de las más ricas expresiones del hemisferio, y sus valores y méritos, su particular interés y su universal trascendencia se afirman y fortalecen, al tiempo que la cultura hispanoamericana aporta al mundo, como grandes señales del gran proceso histórico y cultural de nuestro tiempo, figuras como señeras como las poetas que mencionamos arriba. Lo cierto es que ya en pleno siglo XXI, los artistas Latinoamericanos expresan su sensibilidad por medio de una original producción literaria, que se reafirma en una variedad de estilos. El siglo XX es el preámbulo del despertar de una sensibilidad propia, que surge de una identidad bien definida afincada en lo regionalista, pero de raigambre universal.

Gabriela Mistral es intimista y delicada. Su obra es expresión de asombro frente a la naturaleza y encuentro íntimo con las propias raíces. Afirmamos que el manantial más hondo y puro de la sensibilidad mistraliana brota de las profundas emociones y sensaciones que la poeta expresa por medio de una original variedad de componentes estéticos, emisarios del hibridismo racial y cultural de América y su propia sensibilidad y formación artística e intelectual. La atmósfera intensa y vital que surge de su original repertorio de estructuras poéticas descriptivas, llega a ser trascendente, no sólo por el sentimiento lírico que aflora en ellas sino por el especial tratamiento que da a esas cosas tan sencillas e íntimas que tocan sus versos.

Dichas con tanto fervor y nitidez, tales cosas van adquiriendo un sentido poético conmovedoramente humano. Por ejemplo, en torno al personaje de La Maestra Rural y su vida de espera, va apareciendo una belleza inefable que alude a una realidad transmutada por la poesía. Imagen del mundo creado por la poeta.

La defensa de los ideales humanitarios le valieron a Gabriela Mistral el Premio Nóbel de literatura. ”Se encontraba Gabriela en Petrópolis, Brasil, cuando la Academia Sueca le otorga el premio Nóbel de Literatura en noviembre de 1945, el cual la convirtió en el primer escritor de América Latina que recibió el galardón.

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba