Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@lainformacion.com.do

Cultura, arte, letras y libros...

Obra Guernica de Picasso

Ver galería

2 imágenes

Pablo Picasso


  • Ingrid González de Rodríguez | 19-05-2019

El Cubismo, un movimiento revolucionario

La fotografía, había eliminado de la pintura la necesidad de representar los objetos o las personas. Desde finales del siglo XIX y posteriormente con la llegada del Impresionismo (1840-1926) lo representado en las obras era cada vez menos importante que la forma pictórica. Alrededor de la primera década del siglo XX, gracias a los trabajos de George Braque (1882-1963) y Pablo Picasso (1881- 1973) surge el cubismo, un nuevo estilo pictórico que muestra al mundo las formas geométricas que hay en la realidad.

La intención principal de este estilo pictórico es dar al espectador una imagen de tres o más dimensiones, a partir del plano, de dos dimensiones, de la tela o el papel. Este intento de ver simultáneamente las diferentes facetas de un objeto es la particularidad del Cubismo, un movimiento decididamente revolucionario.

Es la primera vez en la pintura que los objetos pintados abandonan el parecido con los reales. El cubismo se inicia en 1907. El movimiento se centra en la representación del volumen de los objetos y prescinde de todo elemento accesorio. En su afán de representar la verdad esencial de las cosas, los cubistas dejan atrás la verdad de las apariencias. Las cosas, personas y objetos, es decir, las figuras aparecen observados desde distintos ángulos  yuxtapuestos y sucesivos o haciendo evidente su estructura interna.

Pablo Picasso, George Braque, y Juan Gris son los iniciadores del movimiento. Ahora bien, qué quieren expresar los cubistas? Ellos mismos dijeron que la cuarta dimensión de los objetos. Pero ¿qué es la cuarta dimensión? El ojo humano observa de las cosas tres dimensiones (alto, ancho y longitud). No obstante las vemos desde una determinada perspectiva, por ejemplo, no vemos la parte de atrás. Si queremos captar con exactitud un objeto tenemos que dar vueltas a su alrededor. La cuarta dimensión que representan los cubistas viene a ser la suma de todas las perspectivas posibles. El cubismo es un arte conceptual. Su sentido viene dado por la alteridad de figuras geométricas: cilindros, esferas, cubos, cuadrados… representan una idea o brindan una imagen de tres o más dimensiones.
 
Ante el abandono de la realidad por los artistas de las primeras vanguardias del siglo XX, como es el caso del cubismo Rubert de Ventós (1980) señala: "El fundamento de las bases teóricas para una nueva definición de “lo estético”, de cara a la estética de la tradición, es el paso a la abstracción, como un fenómeno propio del nuevo ambiente humano, que es el resultado de la nueva sensibilidad que trazará el camino futuro del arte".

Tal afirmación nos coloca frente a dos interpretaciones.
 
1) El abandono del objeto: Ante una agotada y exhausta apariencia de las cosas. Los primeros abstractos no creyeron tener pues, otra salida que buscar la expresión fuera de ella. Si no podía hacerse decir ya nada nuevo al mundo había que tratar de expresarse sin él.

2) La plenitud del objeto: desde este punto de vista, el paso a la abstracción puede entenderse no ya como el desinteresarse por una realidad que a fuerza de ser vista desde todas las perspectivas y cada vez más cerca ha perdido toda posibilidad o todo interés, sino como todo lo contrario, el cumplimiento o culminación de un proceso de aproximación, o como el análisis más profundo de la realidad misma”. 

En la gráfica observamos “Guernica” el famoso cuadro pintado a óleo por Picasso en el año 1937. El cuadro fue un encargo para el pabellón español de la exposición internacional en París de 1937.“Guernica” es considerada una pintura propagandística por su motivo de protesta contra los bombardeos aéreos alemanes a la ciudad de Villa Vasca de Guernica en 1937, en el contexto de la guerra civil española.

Es uno de los cuadros más importantes de Picasso y del siglo XX, debido a su temática y su estilo, una mezcla de cubismo y expresionismo. El cuadro mural se encuentra actualmente en el Museo de Arte Reina Sofía en Madrid, España, y mide 349,3 cm de alto x 776,6 cm de ancho.

 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba