Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Conmemoración del Día de la Independencia Nacional


  • Ingrid González de Rodríguez | 25-02-2021

Juan Pablo Duarte y Diez (1813 - 1876) es el Patriota, el político, el hombre, muy especialmente, es el modelo de ser humano que humano, que al paso del tiempo perdura como un ideal en el alma de los dominicanos, junto a Sánchez y Mella, los patriotas que le acompañaron incondicionalmente. Sus bases morales, como forma de sabiduría que reside en el hecho de adherirse al orden universal, se sitúa en el ámbito de los valores trascendentes que han inspirado ayer, hoy, y siempre a los grandes líderes. 

En 1844, la originalidad del  pensamiento duartiano se resume en una idea rectora: la voluntad de que la República Dominicana alcanzara su independencia total y libertad plena frente a cualquier potencia extranjera. Junto a Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Matías Mella, brilla la emblemática figura de Duarte en la historia de nuestro país. 

A través de la sociedad “La Trinitaria” Duarte inició una discreta labor proselitista en la que empezó a crear conciencia de la Dominicanidad. Su ideal de una República Dominicana libre e independiente se sintetiza en el precepto que sostuvo a los hombres y mujeres que le acompañaron en la epopeya heróica, las palabras sacramentales de Dios, Patria y Libertad, hoy día, los pilares de nuestra nacionalidad.

El forjador de la Independencia Nacional, expresa su pensamiento político en un texto que ha pasado a la posteridad:   "Dios ha de concederme bastante fortaleza para no descender a la tumba sin dejar a mi Patria libre, independiente y soberana."

En la lucha política, Duarte no desmayó ni sintió miedo al enfrentar el poder político de Boyer, recordemos que consumada la obra republicana no solicitó el pago de su trabajo de alto riesgo, ni tampoco de la devolución de la fortuna aportada, pudo haber sido presidente de la República y hacer privilegios de su educación, inteligencia y logros concretos, no obstante, su patriotismo idealista fundamentado en un sentido de auténtica responsabilidad social, se impuso como una misión de vida, que es el testimonio de un hombre que lo dio todo sin ambiciones personales, en armonía con sus principios nacionalistas y sus valores democráticos. Duarte se sintió unido a sus semejantes y a su tierra por el fuerte vínculo del destino común, la raza, el idioma, el clima, la geografía, el sol, la tierra… Apoyado en la fuerza proyectiva de las ideas organizadas, sobre la base de toda labor cotidiana, construyó una visión nueva de la República Dominicana, capaz de fortalecer el ánimo desfalleciente en los momentos difíciles que enfrenta cualquier proyecto humano.

Durante la ocupación haitiana, Duarte y los trinitarios, enfrentaron el poder haitiano. 

El 27 de febrero de 1844, lograron la independencia de la República Dominicana como nación libre y soberana, el cañonazo desde la “Puerta del Conde”, en Santo Domingo, y el hizamiento de la bandera blanca, roja y azul, han pasado a la posteridad, en la gloriosa historia de la República Dominicana.  

Mañana en el Día de la Independencia, enaltecemos la memoria de los Próceres: Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella y Francisco del Rosario Sánchez en la “Puerta del Conde”, en Santo Domingo, donde se llevó a cabo la declaración de la Independencia Nacional.  

ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba