Comentarios Recientes

0
Ingrid González de Rodríguez

Reflejos

Ingrid González de Rodríguez | ingridderodriguez@hotmail.com

Bellos lugares del mundo Santiago de Compostela


  • Ingrid González de Rodríguez | 29-11-2020

Santiago de Compostela fue declarada “Ciudad Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO en 1986, acogiéndose a referencias e ideales que destacan sus  valores como “genio creativo humano, y sus acontecimientos materiales y/o intelectuales de importancia universal”.  Al tiempo de realizar la declaratoria, la UNESCO (2009) se refiere al simbolismo de Santiago de Compostela, una urbe que junto a Jerusalén y Roma, es uno de los tres grandes centros de la fe católica, por lo que desde el momento en que fueron descubiertos los restos del sepulcro del Apóstol que da nombre a la ciudad, esta recibe una enorme cantidad de peregrinos de todas partes del mundo, que acuden a orar ante las Santas reliquias.   

“La ciudad vieja de Santiago de Compostela, con edificios románicos, góticos y barrocos es una de las zonas urbanas más bellas del mundo y uno de los lugares más célebres de peregrinación del mundo cristiano. Se convirtió en símbolo de la lucha de los cristianos españoles contra los moros. Santiago de Compostela conserva un valioso Centro Histórico, lo que la convirtió en una de las ciudades más importantes entre las ciudades santas de la cristiandad. Sus monumentos más antiguos se agrupan alrededor de la tumba del Apóstol Santiago y la catedral, obra maestra del arte románico. Dentro de su tejido urbano de alta calidad se integran tambien elementos arquitectónicos civiles y religiosos de la Alta Edad Media y del Renacimiento. Durante los períodos románico y barroco Santiago ejerció una inluencia decisiva en el desarrollo de la arquitectura y el arte en todo el norte de la Península Ibérica. Santiago de Compostela se identifica con las peregrinaciones, uno de los acontecimientos más importantes de la Edad Media. Desde las orillas del mar del Norte y del Báltico, miles de personas con el bastón y la concha de peregrino caminaron hasta el santuario gallego siguiendo el camino de Santiago, a través de Europa, hasta la tumba del Apóstol”.   

Visitar la Catedral de Santiago de Compostela -donde descansan los restos del Apóstol cuya vida y obra se toma para dar nombre a mi ciudad natal Santiago de los Caballeros- fue para mí, una experiencia espiritual conmovedora.    

Llegamos a la urbe para asistir a la reunión anual de la Asociación Universitaria Ibero Americana de Postgrado (AUIP). Importantes temas de la educación superior especializada conformaron la agenda de los rectores, de España, Portugal, América Latina y el Caribe que se reunieron en la sesión inaugural, con la presencia del  Exmo. Sr. Manuel Fraga, Gobernador de la Xunta de la región, así como del consejo de la Xunta de Galicia para la educación superior.    

 Historia    

“El origen de la ciudad es medieval, aunque antes ya había en aquel lugar núcleos poblacionales establecidos desde tiempos prehistóricos. Una vez descubiertos los restos apostólicos en el siglo IX, se pretende por parte del rey  Alfonso II y del obispo Teodomiro, implantar aquí una comunidad religiosa, que se ocupe del culto a las reliquias. Aquel núcleo inicial, de carácter religioso, tiene carácter rural, pero va adquiriendo sentido urbano, a partir de la creación por el obispo Sisnando II, de una muralla que sustituirá a la primera empalizada que se había construido en el siglo IX en torno al sepulcro, dado el riego que corrían aquellas gentes amenazadas por los normandos. Vuelve a levantarse otra muralla tras el ataque sufrido por la ciudad en el 1997, cuando Almanzor la arrasa, temiendo el Obispo Don Cresconio, a mediados del siglo XI, que la ciudad pueda volver a ser víctima de la destrucción. Tenía esta muralla siete puertas, de las que tan solo una ha llegado a nuestros días, la puerta de Mazarelos, pues las otras conocidas bajo los nombres de: Faxeira, de la Mamoa, Entremuros, Entremurallas, Atalaya, y del Camino, solo previven en la toponimia.  

En la Edad Moderna, desde el siglo XVI al XVIII, alcanza Compostela sus mayores glorias, pese a que el gran auge de las peregrinaciones desciende notablemente. Sin embrago, el esplendor llega con el establecimiento de la Universidad y con la fuerza que adquiere el clero en la ciudad, con enorme poder y rentas que les permiten llevar a cabo grandes transformaciones. La guerra de la Independencia marca los comienzos del XIX, formándose entre los estudiantes el Batallón Literario para luchar contra el invasor francés que provocó estragos en varios monumentos de la ciudad. Durante el siglo XIX y primeras décadas del XX vive Santiago un período decadente. Pierde instituciones ligadas a su estatus de capital de provincia, que también desaparece, trasladándose la Audiencia y la Capitanía General a La Coruña, ahora nueva capital (…). En el siglo XX la situación mejora. Santiago de Compostela se convierte en lo que es hoy, la capital de Galicia con sedes del Parlamento y la Xunta de Galicia, gobierno autonómico, que rige desde aquí el destino de la Comunidad Gallega, manteniendo su casco histórico ajeno a la proliferación de las edificaciones modernas, que desfigurarían su imagen tradicional por lo que se ha hecho merecedora esta ciudad de ser declarada por la UNESCO en 1986 Patrimonio de la Humanidad”.   

Santiago de Compostela es una ciudad hermosa. Su significado espiritual para la fe católica la ha convertido en uno de los grandes centros de peregrinación del mundo.   

 ingridderodriguez@hotmail.com


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba