Comentarios Recientes

0
Fanny Goris

Entrena tu Ser, Comienza tu Hacer

Fanny Goris | figconsulting@hotmail.com

5to Aniversario de FIG Consulting


  • Fanny Goris | 16-04-2020

Mis queridos lectores, hoy estoy de fiesta por el 5to aniversario de mi firma de asesoría y entrenamientos, por lo que quiero en este espacio, compartir y celebrar con ustedes.   

FIG Consulting, S.R.L. fue constituida el 20 de marzo de 2015 y abrió formalmente sus puertas al público el 15 de abril del mismo año, casi un mes después del proceso legal, que implicaba comenzar a operar de acuerdo con las leyes de nuestro país. Y es justo, en esta última fecha, en la que quiero anunciar y celebrar, desde mi casa, nuestro 5to aniversario.

Este año me toca celebrar de forma distinta, a puertas cerradas y en medio la cuarentena, donde el Covid-19 parece ganar mayor terreno en nuestro país; por eso más que enumerar los nuevos servicios que ofrecemos y destacar las afiliaciones locales e internacionales que avalan nuestra calidad, quiero resaltar el mensaje de esperanza, que puedo extraer, de nuestra pequeña historia empresarial.

Este aniversario es para mi equipo y para mí, un recordatorio de que somos sobrevivientes de muchas batallas, de muchos obstáculos. Estos 5 años contienen hitos que, al unirlos, nos regalan esperanza para el futuro que nos espera. Todos nuestros clientes, amigos y relacionados han escrito esta historia junto con nosotros, nos han hecho crecer con la amistad y la confianza que nos han dado.

Nuestro corto trayecto está marcado por muchas luchas, sacrificios, lágrimas, desvelos, desengaños; pero también, poco a poco, hemos ido recibiendo grandes satisfacciones y alegrías, al ver nuestros sueños tomando forma, abriéndose camino y cumpliéndose la misión, para la cual fue creada, nuestra organización.

Pese a la incredulidad de muchos, de que este proyecto pudiera emerger; de que no podría satisfacer las expectativas del mercado; de que nuestra propuesta no fuera sólida ¡Aquí estamos! Un poquito más fuertes que ayer y en pie de lucha, para seguir creciendo de forma digna y sustentable.

En este tiempo, que el Coronavirus nos desafía a romper muchos paradigmas, donde se altera nuestro sistema de valores y creencias; quiero recordar lo que escogí, en ese entonces, como estandarte para avanzar y no desmayar ante los retos; y que hoy, sigue igual, o más vigente y necesario que nunca, y es nuestra fe en Dios. 

La fe en Dios ha sido el motor de mi vida y de todos los que me acompañan en este proyecto. De seguro, los que han puesto sus cargas a los pies de Jesucristo, saben lo que hablo. Respeto mucho las creencias de los demás, sin embargo, para mí, si algo ha sido fundamental en este recorrido, ha sido la gracia de Dios.  

Con Dios a mi lado me comprometí con este proyecto, más allá de toda lógica humana, y por eso FIG Consulting, lleva las siglas de mi nombre, porque aposté todo, me entregué por completo, puse mi corazón, mis conocimientos, mis experiencias en esta propuesta empresarial, donde mi única garantía, en ese entonces, era mi palabra empeñada, pues no tenía más. 

En el 2014, cuando esto era solo una idea, no tenía los recursos para instalar una oficina, así que comencé en la sala de mi casa haciendo trabajos ocasionales. En adición a esto, yo venía de un proceso de enfermedad que había consumido mis ahorros y dejado secuelas importantes que afectaban mi salud. Había perdido mi trabajo y sin ingresos fijos, sentía que era casi imposible trabajar de manera independiente, pero de mi abuela heredé la autodeterminación, de mi padre el amor por el trabajo, y lo más valioso, el gran legado de mi abuelo y de mi madre, de entender e interiorizar el valor de la integridad, más allá del dinero; es saber que, puedes tener la confianza de otros, honrando tu palabra, cumpliendo lo que prometes, siendo transparente en mis procesos. Y, como firma de asesores, esto ha sido una de nuestras mayores fortalezas, tener esa sensibilidad y coherencia, en la gestión estratégica del talento para el desarrollo de las organizaciones.

Hice a Dios cómplice de esta aventura, y por eso no me faltaron las manos y los ángeles que me apoyaron de todas las formas posibles, desde unas palabras de ánimo hasta facilitarme los primeros meses de alquiler, ya que tuve que mudarme de donde vivía, para poder estar más accesible al público.  Mis amigos más cercanos cargaron mis muebles, otros me dieron mis primeros trabajos en sus empresas, otros me ayudaron a conseguir facilidades de financiamiento y, por supuesto, y no menos importante, las constantes oraciones de mi pequeña comunidad de fe; son de las cosas que hacen de esta historia un destello de esperanza para aquellos que puedan sentirse agobiados y preocupados. Aunque solo seamos una microempresa, nos sentimos dichosos por estar de pie, luchando el buen combate de la vida.   

Por ser un proyecto de principios y valores cristianos, mis colaboradoras fueron adicionándose una a una, tanto por sus diversos conocimientos y habilidades, como por compartir mis valores e ideales, algo que hoy constituye otra de nuestras mayores fortalezas. Gracias a ellas, a su compromiso, entrega y orientación hacia resultados con calidad; podemos celebrar y ver la recompensa de estos años de esfuerzo. 

Hoy quiero dar gracias, desde mi columna semanal, de manera especial a todos mis clientes, quienes son los que nos han permitido llegar hasta aquí, agradecemos la confianza de hacernos sus socios estratégicos y sus deseos sinceros de gestionar el talento, con creatividad y humanismo, procurando no solo el desarrollo organizacional; sino también generar espacios de bienestar y crecimiento para sus colaboradores.

Las personas y las organizaciones somos como las piezas de los rompecabezas: únicas, adaptables, versátiles, diferentes en sus formas, contextos y funciones. Todas tienen un lugar importante, y aunque aparentan estar inconexas entre sí, al unirlas, forman algo más grande, una realidad, un sentido, una visión. Por eso estoy segura de que saldremos fortalecidos de esta pandemia y con una larga lista de razones para celebrar y dar gracias.

Gracias Dios por estos maravillosos 5 años, haciendo lo que me gusta, gracias a mi equipo por su, apoyo y fidelidad, y gracias a todos mis lectores porque este espacio es  un lugar de encuentro para ser mejores que ayer. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba