Comentarios Recientes

0

3 maneras de ver las cosas


  • Fanny Goris | 07-11-2019

 “En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”.



Este aforismo surge de uno de los versos atribuidos a Ramón de Campoamor (1817-1901) incluidos en su poema “Las dos linternas”. Muchos conocen esta frase como Ley Campoamor, y lo que busca es desarticular cualquier posición religiosa, filosófica, política, económica, en fin, cualquier ideología… que tenga pretensiones de verdad universal.
    

Todos lo seres humanos estamos cubiertos bajo el manto de la subjetividad, lo que nos hace falibles en cualquier observación, criterio, conclusión o veredicto. Nuestras ideas y juicios están filtrados o condicionados por nuestra particular perspectiva, por el color del cristal con el que miramos.
    

Sin embargo, nosotros podemos buscar que esos filtros no nos alejen de la realidad y de las personas que nos rodean, para esto podemos usar algunas herramientas que nos permitan autorregularnos. Hoy les quiero compartir una, la cual se llama: Las 3 Ventanas de la Percepción, la cual nos invita a revisar y a dudar de nuestras propias interpretaciones, y cuando la incorporamos a nuestro diario vivir es muy significativo el cambio que podemos tener.
    

Existen por lo menos 3 maneras de ver cualquier situación, cada ventana revela un enfoque diferente del mismo escenario.
Ventana 1: Los hechos objetivos de lo sucedido.
Ventana 2: Nuestra percepción de lo ocurrido.
Ventana 3: Todas las explicaciones posibles de lo que pudo haber pasado.
Analicemos una situación que a simple vista parece un caso claro de rechazo:
    

Ramona, tímida y propensa al rechazo, asiste a un cóctel, y para su asombro y alegría, un hombre muy atractivo y bien vestido se le presenta y comienza a hablar con ella.
    

Descubren que ambos habían visto la misma película de Meryl Streep, que ambos la admiran y que jamás se pierden ninguna de sus películas. A los dos les gusta el mismo conjunto de rock y tienen todos sus discos. Y ¡vaya coincidencia!: ambos veranearon en Punta Cana el año anterior y están ansiosos por volver.
    

Ramona comenzaba a sentir ‘ese algo más’ cuando el muchacho se excusó para ir a buscar una bebida. Nunca regresó.
    

Cuando ella volvió́ a verlo, estaba hablando animadamente con una rubia despampanante que llevaba un vestido negro. Al cabo de un rato, salieron juntos de la fiesta.
    

Ramona se dijo a sí misma que había sido una tonta al ilusionarse, que era obvio que todo debía terminar así, que ella era una rechazada por naturaleza, que nunca debió haberse puesto en una posición en la que alguien pudiera rechazarla otra vez. Juró que era la última fiesta a la que asistiría.
    

Un caso claro de rechazo. Pero ¿fue realmente un rechazo? Por supuesto que Ramona lo interpretó de esa manera porque la “capa” de inseguridad que llevaba encima era la certeza de que siempre la rechazarían. Este incidente no hizo más que confirmar “lo que ya ella sabía” y reforzó su tendencia a encerrarse en su caparazón, a cometer lo que llamaríamos un suicidio social.
    

Si analizamos esta situación como un problema para entender la percepción del rechazo, vemos que Ramona cometió́ dos errores:
1.    Se rechazó a sí misma.
2.    Decidió no arriesgarse a que la rechazaran en el futuro.
    

Cuando el hombre atractivo abandonó la fiesta con otra mujer, Ramona observó el encuentro a través de una ventana de cristales manchados por su habitual miedo al rechazo. Simplemente se vio abandonada por alguien más deseable.
    

En nuestro caso, si nos ha pasado como a Ramona, que se sintió rechazada, debemos hacernos estas preguntas: ¿Cuál es la prueba de que esto es así? Y si no la hay en forma clara, ¿Por qué no es igualmente posible una explicación menos dolorosa?
    

Les recuerdo que la manera en que vemos las cosas habla mucho de como somos, por lo que hoy les invito a usar las 3 ventanas para poner en contexto las cosas que nos suceden.

Hasta la próxima vez,


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar
Lo más reciente

3 maneras de ver las cosas

Lo más comentado

3 maneras de ver las cosas

Ir arriba