Comentarios Recientes

0

Victoria en la paciencia y la prudencia


  • Mariela López | 02-04-2020

“La prudencia es lo que más nos acerca a Dios”.

Con esta afirmación, el predicador católico Saulo Hidalgo, motivó a la gente a quedarse en sus casas, ser obedientes y solidarios.

Al referirse a la situación que afecta al mundo por la pandemia del  Covid-19  señaló: “Este es el tiempo de estar en casa, orar, de la cercanía en la distancia”.

El autor del libro “Atrévete a ser feliz”, afirmó que no es el tiempo de abrazar, es el tiempo de mantener distancia física pero no  del corazón.

“Nadie esperaba que el 2020 iba a ser lo que es, los planes no salieron como lo pensamos, las cosas han cambiado drásticamente, una enfermera es  importante que un misil, gotas de saliva rompen las fronteras y los muros que los hombres hemos querido levantar”, expresa.

En una reflexión compartida con sus seguidores en su cuenta de You Tube, indicó que es el momento de profundizar en nuestra vida y actividad diaria,  pero sobre todo que es tiempo de volver la mirada a Dios.

“No importa de la religión que usted sea o el tipo de creencia que haya tenido hasta ahora, hay que reflexionar”, afirmó el predicador.

Hidalgo resalta: “Volver la mirada a Dios y dejar el pánico, tener paciencia, obedecer mantenernos de pies, sepamos esperar”.

“Es tiempo de esperar, encontrar alegría en el hogar, evitar el contacto con otras personas, Dios va a alimentar nuestra fe y esperanza”, señala.

Hidalgo también se refirió a la realidad de los cristianos, que por precaución ante la pandemia del coronavirus no pueden asistir a los templos.

“No hay presencia en la iglesia, volvamos a ser iglesia familiar, en nuestras casas”, dijo.

En su motivación Saulo Hidalgo llama a arrodillarse y reconoce en Dios la única seguridad y esperanza ante esta crisis.

“En esta crisis la mayoría de los gobernantes  y yo estamos aprendiendo que la única manera de enderezar la salud y la economía es doblando las rodillas”, afirma.

Hidalgo sostiene que ante el enemigo invisible la mejor arma no está en nuestras manos ni en un banco, está en nuestras rodillas.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba