Comentarios Recientes

0

Juventud necesita ser más escuchada, descubrir el valor y sentido de su existencia


  • Mariela López | 30-01-2020

Menos discursos, ser más  escuchados, y descubrir el valor y sentido de su existencia, son a juicio del padre Diego López Luján, director Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, y  asesor espiritual de la Pastoral Juvenil Universitaria, las necesidades que manifiestan a gritos los jóvenes dominicanos.

En el Día Nacional de la Juventud, donde República Dominicana  se encuentra en la sombría estadística de ser unos  de los países con mayor tasa homicidios, accidentes y suicidios de jóvenes en América Latina,  entusiasmarse con el regalo de la vida es la mayor necesidad de los dominicanos en esta etapa.

El 31 de enero de cada año se celebra en el país el Día Nacional de la Juventud, en honor a San Juan Bosco, el llamado Padre y Maestro de la Juventud,  quien  fue un sacerdote católico italiano, educador y escritor quien dedicó su vida al mejoramiento y la educación de los jóvenes de las calles, delincuentes juveniles y otros niños desfavorecidos de la Italia del Siglo XIX.

En  una entrevista concedida a LA INFORMACION, el padre López Luján afirma que, los jóvenes necesitan que los adultos les guien a  descubrir cuáles son sus anhelos e inquietudes, y acompañarles en el proceso.

¿Cuáles son las fortalezas de la juventud de éste tiempo?

Después de varios años de trabajar con jóvenes tanto en las aulas, como profesor de PUCMM, y en la Pastoral Juvenil Universitaria, de la misma institución he descubierto con agrado, la capacidad creativa que tienen, para lo bueno y para lo no tan bueno, y el entusiasmo que ponen en las actividades con las cuales se comprometen. Y al igual que, la juventud a lo largo de la historia, siguen siendo idealista. 

¿Qué les hace falta a los jóvenes?

Más que qué les falta a los jóvenes, yo diría que es lo que nos sobra a los adultos en relación con los jóvenes. Me explico, los adultos por la experiencia de vida que tenemos tendemos a decirles lo que tienen que hacer y cómo hacerlo, todo esto en muchísimas ocasiones disfrazándolo de consejo. Entiendo que los adultos deberíamos escuchar más a los jóvenes, descubrir cuáles son sus anhelos e inquietudes y acompañarles en el proceso, y no dictándoles el proceso. Evidentemente acompañar no es una acción pasiva, sino activa de interrelación con ellos. 

¿Cómo pueden  los adultos aportar a tener jóvenes con más amor a la vida, valores, temor de Dios, paz?

Con menos discursos y mejores ejemplos de estar entusiasmados con nuestra propia existencia y la vida que hemos decidido tener, mostrando integridad y amor a Dios y a todas las personas que nos rodean. 

¿Qué le exhorta usted a la juventud? 

 Les exhortaría a que descubran el valor y el sentido de la existencia, para que sean felices y puedan hacer felices a aquellos que les rodean.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba