Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 31 de marzo 2021


  • Servio Cepeda Baré | 31-03-2021

¡Buenos días amigos!...  “La primera parte de la Semana Santa cristiana llega a su fin con la celebración del Miércoles Santo. Marca el final de la Cuaresma y el comienzo de la Pascua. Es el día en que se reúne el Sanedrín con Judas Iscariote, el tribunal religioso judío, para condenar a Jesús.

“En el recuento de los acontecimientos, según el Evangelio de San Mateo, después del Domingo de Ramos, el Sanedrín (aquel consejo de sabios de la fe judía, con autoridad en temas religiosos y civiles) se reunió para detener y matar a Jesús, incluso antes de la festividad de Pascua.

El miércoles antes de su muerte, Jesús estaba en Betania, en casa de Simón El Leproso. Mientras estaban sentados en la mesa de la cena, una mujer llamada María ungió la cabeza y los pies de Jesús con aceite costoso y los discípulos se indignaron. Varios preguntaron por qué el aceite no se vendía en lugar de usarlo esa noche y el dinero dado a los pobres.

El Evangelio de San Juan dice que Judas Iscariote quería mantener el dinero para sí mismo porque “en realidad no le importaban los pobres” y era quien manejaba la bolsa común del grupo. Luego Judas fue al Sanedrín reunido y ofreció entregarles a Jesús a cambio de dinero. A partir de este momento, Judas Iscariote buscaba una oportunidad para traicionar a Jesús.

La liturgia de la Iglesia Católica dedica la lectura evangélica al capítulo 26 del Evangelio según San Mateo, donde cuentan la traición de Judas Iscariote:

“Entonces uno de los Doce, que se llamaba Judas Iscariote, se presentó a los jefes de los sacerdotes y les dijo: ‘¿Cuánto me darán si se lo entrego?’. Ellos prometieron darle treinta monedas de plata. 

Y a partir de ese momento, Judas andaba buscando una oportunidad para entregárselo. El primer día de la Fiesta en que se comía el pan sin levadura, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: ‘¿Dónde quieres que preparemos la comida de la Pascua?’. Jesús contestó: ‘Vayan a la ciudad, a casa de tal hombre, y díganle: El Maestro te manda decir: Mi hora se acerca y quiero celebrar la Pascua con mis discípulos en tu casa’. 

Los discípulos hicieron tal como Jesús les había ordenado y prepararon la Pascua. Llegada la tarde, Jesús se puso a la mesa con los Doce. Y mientras comían, les dijo: ‘En verdad les digo: uno de ustedes me va a traicionar’. 

Se sintieron profundamente afligidos, y uno a uno comenzaron a preguntarle: ‘¿Seré yo, Señor?’. Él contestó: ‘El que me va a entregar es uno de los que mojan su pan conmigo en el plato. El Hijo del Hombre se va, como dicen las Escrituras, pero ¡pobre de aquel que entrega al Hijo del Hombre! ¡Sería mejor para él no haber nacido!’ Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó también: ‘¿Seré yo acaso, Maestro?’. Jesús respondió: ‘Tú lo has dicho”.

“El precio había sido profetizado. Es muy posible que ellos, o alguno de ellos, se acordase de la profecía con burla y cinismo. Es muy posible que, en su astucia, la utilizasen para acallar la conciencia de Judas diciéndole que si verdaderamente Jesús era el Mesías se aclararía todo, pues se manifestaría con poder. 

Era un engaño, pero cuando se peca, cualquier excusa puede servir de justificación. El hecho es que él era traidor de quien más le había querido, del Mesías, del Amigo, del Hijo de Dios Altísimo. 

Esa es la verdad de Judas. Estaba cometiendo el peor de los pecados con una lucidez que la compañía con Jesús agravaría por minutos.”… Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba