Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | scepeda@lainformacion.com.do

Interlíneas edición 29 de junio 2020


  • Servio Cepeda Baré | 29-06-2020

Buenos días amigos... Llevamos más de tres meses que “la pandemia del coronavirus se nos vino encima.  Durante este tiempo transcurrido el COVID-19 nos ha estado dejando también grandes lecciones positivas. El mismo ha evidenciado nuestra fragilidad humana con absoluta crudeza. Millonarios y pobres son lo mismo. Igual los sanos y enfermos. Todos huyendo del contagio y de sus consecuencias.

Hasta los dueños del sector financiero descubrieron que son seres humanos, como los más humildes. Los arrogantes también andan preocupados. La realidad nos ha presentado una enorme contradicción; por una parte, nos mostramos potentes, tecnológicos y dueños del mundo, pero por otra, estamos desnudos y llenos de miedos por la posibilidad de desaparecer de la sociedad que nosotros mismos hemos construido con arrogancia. 

Lo positivo de esta constatación, es que en adelante podamos ser capaces de retomar el valor de la humildad en nuestra vida diaria, y de ayudar a construir un país y una sociedad más auténtica, donde la introspección sea más valiosa que la materia, y que ella sea parte del ejercicio diario.

El virus nos ha permitido darnos cuenta con toda certeza, que todos somos vecinos. Somos el mundo, y el mundo es lo que somos ustedes y yo. Ese mismo mundo que hemos fabricado, el de la violencia, las guerras, las divisiones religiosas y políticas, el mundo de las depresiones y de los egoísmos, el de la corrupción, el mundo también de las pestes. 

Nuestro problema personal, es un problema global. Es un problema humano. Lo positivo de esta lección es que aprendamos a cooperar, y con ello a acercarnos, y a mejorar las relaciones que tenemos con los demás. 

Se trata de un llamado para servir a la evolución de la consciencia ayudando al otro, practicando el altruismo y el compromiso. Es fortalecer el sentido de conexión, de armonía y vitalidad. 

Estamos todos interconectados con el universo y con la humanidad. Somos espejos y actores trasmisores. Ya volveremos a los abrazos con más autenticidad y menos teatralidad.

Señores, el COVID-19 nos ha igualado. Todos debemos saberlo, y ser conscientes de ello, en especial los soberbios. La misma correa nos puede sujetar. El coronavirus no pregunta, si usted tiene el poder, si es millonario, si tiene el carro más costoso del año, o si eres el más pobre de los mortales.

Tampoco si eres de aquí, o eres de allá. Para el COVID-19 todos somos candidatos, todos somos iguales, unos más, otros menos. Una de las cosas más difíciles de los seres humanos, es vernos tal y como somos.

Esta pandemia es entonces una oportunidad para vernos sin filtros. Para mirarnos y situarnos de verdad. Eso es positivo. Tenemos que aprender a mirarnos para sobrepasar el círculo estrecho en que vivimos, y que nos hace aferrarnos a tantas tonterías.

El reconocernos como seres vivos del planeta y en esa condición todos iguales, nos debería ayudar para vivir en forma más ética y responsable, por el impacto que tienen nuestras decisiones y acciones sobre la totalidad”....Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba