Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 26 de marzo 2021


  • Servio Cepeda Baré | 26-03-2021

¡Buenos días amigos!... "El triunfalismo trata de llegar a la meta mediante atajos, compromisos falsos. Busca subirse al carro del ganador. El triunfalismo vive de gestos y palabras que, sin embargo, no han pasado por el crisol de la cruz; se alimenta de la comparación con los demás, juzgándolos siempre como peores, con defectos, fracasados. Una forma sutil de triunfalismo es la mundanidad espiritual, que es el mayor peligro, la tentación más pérfida que amenaza a la Iglesia. Jesús destruyó el triunfalismo con su Pasión". Papa Francisco.

La antesala de la Semana Santa comienza en la iglesia Católica hoy, con el Viernes de Dolores, donde la feligresía acostumbraba reunirse en los templos y escuchar la celebración eucarística y luego algunas parroquias realizaban viacrucis. Debido a la crisis sanitaria del coronavirus este año tampoco habrá esas reuniones, y si la hubiese serán limitadas. 

Pero como todos los años, este domingo próximo marca el inicio de la Semana Santa con el Domingo de Ramos, que se celebra al sexto domingo de Cuaresma, según manda el calendario litúrgico.   

Igualmente no habrá procesiones ni reuniones por la pandemia. Tradicionalmente, cada Domingo de Ramos se celebra una misa especial dedicada a la fecha misma y se llevan palmas para que las bendigan en las iglesias.  

Con el Domingo de Ramos, según la tradición cristiana, se marca el fin de la cuaresma (40 días antes de la Pascua) y se da inicio a la Semana Santa. Además, se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén arriba de un burro y aclamado por la multitud; días antes de su pasión, muerte y resurrección.

Los ramos de olivo y de palma que se utilizan en la celebración del Domingo de Ramos son un símbolo de la bendición de Dios, de su protección y ayuda. La tradición indica que deben colocarse sobre un crucifijo o cuadro religioso para recordar que se trata de algo sagrado. 

Se da a este día el nombre de Domingo de Ramos precisamente porque Jesús fue obsequiado con sinnúmeros de ramos por sus seguidores, sobre todo de condición humilde, mientras cantaban y vitoreaban: "¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!"; "¡Hosanna en las alturas!".

Los ramos de olivo y de palma también son el signo por excelencia de la renovación de la fe en Dios. Asimismo, recuerdan su proclamación como Rey del Cielo y de la Tierra.

Esta celebración es vista por los cristianos como el momento para aclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, tal como lo hizo el pueblo de Jerusalén cuando lo recibió y declaró como profeta, hijo de Dios y rey.

Por esta razón, la eucaristía del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes. El primero es la procesión de las palmas y la bendición de las mismas por parte del sacerdote, mientras que el segundo es la lectura de la palabra que evoca esa Pasión. Las celebraciones religiosas de la próxima semana, dan paso luego al Domingo de Resurrección y/o de Pascua, cuando se celebra la vuelta a la vida de Cristo.

Ante la aún presente pandemia de coronavirus, las celebraciones de Semana Santa y los paseos que antes se daban en estos días festivos no serán iguales a los de años anteriores. Los gobiernos en todo el mundo incluyendo el nuestro e incluso la Iglesia han tomado precauciones para evitar aglomeraciones.

Debemos recordar que el presidente Luis Abinader dispuso de manera excepcional que el toque de queda durante el Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección, es decir, los días 2, 3 y 4 de abril será de 7:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana, con tres horas de libre circulación “con el único propósito de que las personas puedan dirigirse hacia sus respectivas residencias”.

El decreto 171-21 emitido por el Poder Ejecutivo establece, además, que durante esos tres días de la Semana Santa, estará prohibido la venta y consumo de bebidas alcohólicas en establecimientos y lugares públicos y en aquellos privados de uso público.

Definitivamente que la humildad y la cristiandad van de la mano. La primera prueba de un gran hombre ha de ser su humildad. Mientras más alto nos lleguen a colocar más humildes debemos de caminarÅhÅc Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba