Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | scepeda@lainformacion.com.do

Interlíneas edición 23 de diciembre 2019


  • Servio Cepeda Baré | 23-12-2019

B uenos días amigos... “Hace 200 años, en la víspera de Navidad de 1818 en Oberndorf, un pequeño pueblo austriaco a orillas del río Salzach, región de Salzburgo; el padre Joseph Mohr estaba desesperado porque el órgano de la capilla se había descompuesto. Pensó que la cantata navideña sería un fracaso, por lo que pidió orientación a Dios y recordó que dos años antes había escrito un poema simple, también en la víspera de Navidad, tras una caminata por los bosques de las montañas de la región.

Encontró el manuscrito del poema en un cajón de la sacristía. Corrió a la casa de un profesor y músico humilde, llamado Franz Gruber, y le preguntó si podía musicalizar su letra para que todos pudieran cantarla más tarde en la Misa del Gallo.

Franz le hecho una mirada y dijo que sí, porque la letra era simple y le permitiría crear una melodía fácil. Pero le advirtió que tendría que tocarse solo en la guitarra porque no había tiempo para algo más elaborado. Eso no fue un problema pues no había órgano disponible. El padre Mohr le agradeció y corrió de vuelta para terminar de organizar los detalles de la misa.

Por la noche, Franz Gruber llegó a la capilla con un violín y reunió al coro para enseñarles el himno improvisado. ¿Cuál era la melodía? Stille Nacht (Noche de Paz, en el original alemán) traducido al español como Noche de Paz.

En aquella noche de Navidad del 1818, los participantes de la misa de la capilla de Oberndorf cantaron maravillados aquel himno tan sencillo y profundo que vendría a convertirse en la canción navideña más conocida del mundo, que hoy es cantada en más de 50 idiomas.

¿Cómo se extendió?

Semanas después de este acontecimiento, el técnico que vino a reparar el órgano oyó la historia y pidió permiso para tocarla. Se impresionó tanto con la riqueza melódica de la composición que decidió difundirla por todas las iglesias por donde pasaba, hasta que llegó a los oídos del rey Friedrich Wilhelm IV de Prusia; a Nueva York en 1838 y luego se difundió extensamente por la emigración alemana que algo común en aquella época.

Esta es la historia del himno navideño Noche de Paz. Lo que comenzó como un momento de pánico y la perspectiva de un problema, terminó como un eterno regalo de Navidad para toda la Humanidad en forma de música.

La letra…

Noche de paz, noche de amor

Todo duerme en rededor,

Entre los astros que esparcen su luz,

Viene anunciando al niño Jesús.

Brilla la estrella de paz,

Brilla la estrella de paz.

Noche de paz, noche de amor,

Todo duerme alrededor,

Sólo velan en la oscuridad,

Los pastores que en el campo están;

Y la estrella de Belén,

Y la estrella de Belén.

Noche de paz, noche de amor;

Todo duerme alrededor;

Sobre el Santo Niñito Jesús

Una estrella esparce su luz,

Brilla sobre el Rey,

Brilla sobre el Rey.

Noche de paz, noche de amor

Todo duerme alrededor

Fieles velando allí en Belén

Los pastores, la Madre también

Y la estrella de paz,

Y la estrella de paz.

La magia de la Navidad es única, porque es capaz de iluminar con amor e ilusión la vida de todas las personas, más cuando escuchamos los tradicionales villancicos como “Noche de Paz.”....Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba