Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 22 de julio 2020


  • Servio Cepeda Baré | 22-07-2020

Buenos días amigos... El ajedrez del Amor. “Un hombre curioseaba en una tienda de antigüedades un día, cuando vio una caja vieja y polvorosa que llamó fuertemente su atención. Tomó la caja y con un soplido quito el polvo que la cubría y pudo ver que era una caja de ajedrez con piezas talladas en marfil, el juego era muy antiguo, pero lo que más le intrigo fue que la caja decía “Ajedrez del amor”. 

Emocionado este hombre llevó la caja al dependiente de la tienda, y este le explico que ese juego había pertenecido a un príncipe que siempre ganaba el juego pero que el día que perdió lo había dejado abandonado. El hombre sintió una extraña sensación cuando pensó en el dueño del ajedrez, siguiendo el instinto natural del ser humano y para no quedarse con la duda decidió comprarlo.

Al llegar a su casa el hombre saco de la bolsa su reciente adquisición, y tomo las piezas sacándolas de la caja a su vez, las acomodó en el tablero pero una vez que estuvieron bien colocadas, no pudo moverlas, parecía como si se negaran a abandonar la casilla que ocupaban, el hombre intentó retirar las piezas del tablero, pero estas seguían sin inmutarse ante la fuerza externa que amenazaba con moverlas.

Preocupado e incrédulo el hombre regresó a la tienda de antigüedades a informarle al encargado el problema que tenía con el ajedrez; El dependiente sonrió para sí con serenidad y después explicó a su cliente: - Mire, para poder jugar ese ajedrez es necesario que busque a alguien a quién amar, sólo así podrá hacer que sus piezas se muevan. El juego consiste en vencer todos los obstáculos para que puedan vivir con un intenso amor. Los problemas que se encuentran representados por las piezas de su oponente, se moverán después de que sus piezas hagan un movimiento.

-Bien, pero entonces como se moverán mis piezas? preguntó el hombre. - Ah, es muy sencillo. -contestó el encargado- Lo que hagas por esa persona que amas representa el movimiento de cada una de tus piezas, tú sabes bien que el movimiento de un peón en el ajedrez tradicional es simple y parece inocuo pero no es así, ni en ese ni en este juego:

Un movimiento de un peón tuyo, representa la acción mas sencilla que puedes hacer por la persona amada, puede ser una palabra, un te quiero, una mirada, una sonrisa o un detalle, esas cosas tan sencillas a las pueden significar la victoria o la derrota del juego.

Mientras que el movimiento de un peón contrario simbolizan, los pequeños detalles que ponen en riesgo la relación, como el querer estar al lado de esa persona todo el tiempo y restarle movilidad, los pequeños rencores y malentendidos, entre muchas otras. Un caballo tuyo es el medio por el cual demuestras tu cariño. Aquí entran las acciones presentes y las decisiones.

El movimiento de un alfil tuyo, es la manera en la que expresas tu sentir, mientras que los caballos y alfiles enemigos, son las formas negativas en que manifestamos nuestro sentir, que pueden fracasar al amor, como: la distancia, la desconfianza y los celos.

El dependiente hizo una pausa en la que el silencio reinó, y el hombre meditaba de lo que había escuchado -continuó diciendo... -Tus torres, son la defensa del cariño, el muro que protege al amor y que hace sólida la relación, y así como pueden ser fuertes y enrocar al rey, también son frágiles pues son ni más ni menos tu disposición por conservar al amor. Las torres enemigas son los obstáculos  más grandes que debes franquear para lograr el gran amor, como: las diferencias sociales, políticas, culturales, individuales o económicas.

Tu reina, es la cualidad y el motivo por la cual amamos a esa persona, la más grande razón para luchar por el amor. Un viejo decía “Te amo, porque quiero amarte”. Y ese es el elemento capaz de vencer todos los obstáculos, con tal de conservar al amor, es decir la voluntad.  La reina contraria, es el más grande peligro que acecha al amor, el temor más grande, puede ser el tiempo, la rutina, la monotonía, o hasta otra persona.

Tu rey, es la parte más vulnerable de tu amor, pues hasta el más pequeño detalle, es suficiente para derrumbar el amor que pueda existir. Si pierdes piezas, tu amor enfermará y estarás más propenso a perder, pero si por el contrario, capturas piezas, tu amor se fortalece y te acercas a la victoria, sin olvidar un sólo momento que el más mínimo descuido, o una brillante jugada puede cambiar completamente el rumbo del juego, por eso necesitas estar muy atento en todo momento.

Aunque indudablemente un jaque en contra es la amenaza del fin del amor, y uno a favor es el triunfo sobre la adversidad. Así, haciendo jaque mate a favor, estarás listo entonces, para iniciar otra partida, dentro de la elección que has tomado por amor.

Como verás -remató el dependiente al hombre-  el juego del amor es muy muy parecido al ajedrez, porque siempre debes saber, que piezas mover, que piezas poner en riesgo y sobre todo, que piezas debes por sobre todas las cosas defender.”...Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba