Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | serviocepeda@yahoo.com

Interlíneas edición 1 de septiembre 2020


  • Servio Cepeda Baré | 01-09-2020

Buenos días amigos!... El perfume más valioso: Le gratitud o La gratitud. “Cada día, tiene un motivo, tiene un sentido y un propósito individual por el cual sentirse agradecido. Pienso y creo fielmente que es importante ser capaces como seres humanos, de percibir todo lo bueno que la vida nos ofrece cada vez que abrimos los ojos por la mañana… 

Pues sin duda, la vida es muchísimo más que un cúmulo de experiencias buenas y malas, a su vez, también es un continuo, en el cual dichas experiencias se entrelazan para darle un significado a nuestro aprendizaje, para hacernos conscientes de que todo lo que vivimos tiene una razón de ser, un para qué y un por qué… 

Quizás muchas veces no entendemos los motivos de nuestros sufrimientos personales, ni de nuestros fracasos y errores diarios, los cuestionamos, ya que muchas veces no nos creemos merecedores de eso que decimos padecer como una especie de enfermedad, karma, castigo, injusticia (o como quiera o prefiera llamarle el lector), sin embargo, seguro estoy de que cada cosa que vivimos buena, mala, nos guste o disguste, es precisamente lo que merecemos y atraemos como producto de nuestras acciones, reflexiones y sentimientos… 

Con todo esto, es necesario decir que muchas veces para poder abrir en nuestras vidas, esa brecha o ese camino hacia la tan deseada felicidad, debemos comenzar por hacernos cargo de lo que nos ocurre, responsabilizarnos, sin buscar culpables, sin victimizarnos, pues esas reflexiones y modos de actuar no llevan a nada (al menos a nada bueno)… Y a fin de cuentas, debemos hacernos responsables y conscientes de que nosotros mismos somos productores de lo que hoy nos ocurre, y que por algún motivo dicha situación (agradable o desagradable) llegó a nuestras manos…

Además una misma circunstancia puede tener mil y una utilidades y quizás una de las que más destaco o resalto, es la de formación, es decir, para aprendizaje, pues la persona que no se dedica a aprender de sus problemas y errores, siempre vivirá en un círculo vicioso, de victimización, culpa, depresión y de errores constantes… Y los problemas están allí para algo, sólo queda aprender a usarlos.

Por otro lado, creo que es importante darnos cuenta de que el potencial que reside en nosotros mismos es infinitamente suficiente para hacerle frente a cualquier adversidad que en el camino se nos presente... Pues entonces... ¿Qué estamos esperando para demostrarlo?... 

Si no lo hacemos nosotros, nadie más lo hará… No esperemos milagros que no hemos sido capaces de auto gestionar, pues los milagros existen, sin embargo, si queremos que ocurran debemos al menos lanzar una chispa para que el fuego arda… 

Lo que es igual con los cambios, si queremos que vengan, debemos provocarlos, y no sólo esperarlos, pues esa no es la paciencia que tanto debemos tener, eso más bien es pasividad… 

A veces en las peores tormentas, cuando ni el sol se es capaz de vislumbrar, allí en medio de las aparentes tinieblas, la gratitud hace su aparición majestuosamente, divinamente, haciéndose paso entre toda esa oscuridad, para demostrar que es la luz la que reina y no lo demás… 

Sufrir, sentir dolor, caernos, es parte de la aventura de lo que es la vida, nos ayuda a pulir defectos, nos sirve para limar asperezas, sin duda cada circunstancia ésta aquí frente a nosotros para cumplir una función, es nuestra responsabilidad darnos cuentas que provecho podemos sacar de ello o que utilidad práctica le vamos a dar a cada circunstancia… 

Pues no podemos decir que la vida no es una escuela, pues sin duda lo es, con pruebas y todo, con profesores que nos caen bien y otros a los que no queremos ni ver, debemos entender que cada uno de ellos nos entregará herramientas diferentes, en áreas quizás distintas pero a su vez complementarias… sólo debiéramos no cerrar nuestros oídos a aquellos que no nos agradan (como el dolor, el miedo, la duda, la inseguridad, etc.).

La gratitud es uno de los sentimientos más gratos, más nobles, sublimes y básicos… con básicos no me refiero a simples, sino más bien a primordiales, primarios, fundamentales… En definitiva, es el sustento de muchas otras cosas que se quieren construir en la vida… 

… Si quieres construir un buen edificio que se sustente, que la base sea el amor y que las vigas sean hechas de gratitud, que los clavos sean de paciencia, y las tablas de sabiduría y el concreto (o cemento) sea de fe, y todo lo demás que se quiera añadir dependerá de cada arquitecto, de los materiales que se tenga y del resultado que se desee obtener”.....Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba