Comentarios Recientes

0
Servio Cepeda Baré

Interlíneas

Servio Cepeda Baré | scepeda@lainformacion.com.do

Interlíneas edición 1 de julio 2020


  • Servio Cepeda Baré | 30-06-2020

Buenos días amigos... “Seguimos hoy comentando sobre las lecciones que nos deja este evento mundial del covid-19, que ha estremecido países y estructuras políticas, sociales, y económicas, y que puede generar un salto cualitativo en el estado de consciencia de la humanidad. Podríamos estar a las puertas de un despertar mundial derivado del período de sufrimiento. Un estado despierto donde se avance en el rompimiento de las cadenas de pertenencias, de las etiquetas, de los centrismos, de las fronteras, de los egoísmos, y donde seamos más habitantes del planeta, que ciudadanos nacionales.

Puede ser que cada uno de nosotros tenga un manera diferente de percibirse, y de sentirse en el mundo que lo rodea. Podría ser que agudicemos la percepción de los eventos fascinantes y hermosos que nos depara el universo, y de la complejidad de sus fenómenos. Que tengamos más sensibilidad y responsabilidad. 

Quizás nos ayude a privilegiar la presencia y las experiencias actuales, usando mejor el tiempo. Puede ser que haya mucha gente, que se vuelva mayormente consciente de la fuerza espiritual que todo lo impregna, y de la necesidad de reestablecer equilibrios, empatías y sentimientos de compasión para colaborar más, en vez de competir más, y disfrutar así de la capacidad del ser, más allá de los apegos y de las acumulaciones, riquezas, estatus y éxitos temporales. Quizás sirva para darnos cuenta, y resguardar y mejorar con más celo, la institucionalidad fundamental que sirve a todos y que es para todos.

Señores, frente a los acontecimientos mundiales, cualesquiera que ellos sean, el miedo nunca nos debe paralizar. Ciertamente el Covid 19 ha desatado el temor de millones de personas. Conscientes de las medidas sanitarias que debemos tomar, que no se vale que sean un simple juego político, es necesario entender el árbol en que estamos sentados, su color, sus ramas, su grosor, sus hojas, su olor. 

El país no puede paralizarse. Este coronavirus y las pestes mundiales, no vienen a turistear. La interdependencia y muchos otros factores harán que recurrentemente lleguen de nuevo a nuestro territorio, en silencio y con los pies descalzos. 

Lo positivo es que entendamos que, en adelante habrá que construir el país en presencia de eventos de este tipo, y que sin embargo, de ello surgen oportunidades para hacer las cosas diferentes. Los miedos deben desaparecer cuando somos conscientes de nuestras capacidades. Hoy el país por ejemplo, está poniendo a prueba su sistema institucional de salud, y verlo funcionando a todo color, y obtener luego conclusiones, será un elemento positivo. 

 Lo positivo es que al igual que ocurre con las selecciones nacionales, este COVID-19 pareciera que nos puede unir, no solo para salir airosos del virus, sino y sobre todo, para construir el país entre todos.

 Ojalá así lo entiendan el Gobierno, los Partidos, los sectores gremiales y empresariales y la sociedad en general. Quizá estemos a las puertas de un despertar colectivo, porque hemos sumado responsabilidad y consciencia individual. 

La naturaleza es además sabia y gusta de los equilibrios. Después de las grandes lluvias viene la germinación. A la larga, lo que no ha podido lograr la clase política por falta de confianza, lo puede cimentar paradójicamente un evento doloroso, como es la pandemia del COVID-19.

En medio de las dificultades sigo siendo optimista, porque mis ojos están por encima de las calamidades.”....Dios los bendiga en cada amanecer.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba