Comentarios Recientes

0

De Juan Bosch: Lic. Luis Abinader presidente


  • Francisco Angeles | 21-02-2021

Cuando los remanentes del sátrapas de Trujillo y sus testaferros fueron sacados del poder el 30 de mayo del 1961 cuando mataron el chivo la población decía, “déjenmelo ver, déjenmelo ver”… según la canción.

Las dos familias dominicana más sufridas y sacrificadas debido a los daños físicos, biológicos y psicológicos que recibieron aquellos dominicanos por defender la verdad, la libertad y la justicia social por la crueldad con que fueron tratadas por los paleros y la guardia de los Trujillo fueron la familia Bosch Ortiz la madre de doña Milagro y sus familiares más cercanos en Santo Domingo y en La Vega la familia Gómez Estrella y Gómez Ramírez quienes fueron apaleados y dejados por muertos por la turba de paleros y de guardia al servicio de la dictadura dejando lesiones permanentes en aquella familia pero que la población se convirtió en sus protectores y defensores hasta que fueron sacados del país por los daños producidos a la misma por apego a la verdad, la libertad y la justicia social.

La agresividad y la violencia contra aquellos ciudadanos siempre estuvieron del lado de su pueblo y se mantuvo con rectitud porque eran en La Vega de los pocos que salían a defender a mons. Panar y la catedral cuando venían autoridades incluyendo diputados y otros funcionarios a traer prostitutas de Macorís y sus alrededores en dicho templo religioso.

Aquella actitud de valor del senador de La Vega y sus familiares hizo crecer los lazos de amistad y cariño entre las autoridades, el episcopado dominicano y mi padre quien a su vez era primo  de monseñor Polanco Brito.

Los segundos, minutos, días, semanas y años se convertían en tiempo inacabable y el pueblo esperaba su recuperación para que aquella ciudad culta, olímpica y carnavalesca siguiera su desarrollo productivo y cultural porque ya había tomado la decisión de que hubiera un cambio independientemente de que después se aplicó aquel borrón y cuenta nueva a aquellos que habían masacrado sin piedad al pueblo dominicano durante 31 años.

Juan Bosch ganó las elecciones del 20 de diciembre del 1962 gracias al liderazgo de mi padre y del campesino dominicano y los productores de madera y otros rubros agrícolas, pues mi padre logró convencer a los líderes como a don Antonio Guzmán Fernández, a Luis Rafael Abinader, don Elías Fernández Bisonò, así como el  padre de aquel legendario líder estudiantil Hatuey Decamps en Cotuì para que fuera candidato a diputado por Cotuì (Sánchez Ramírez) con la finalidad única de que los cívicos que tenían poder político, económico y social no se quedaran con todos los poderes del Estado y que el Cibao central se desarrollara como lo había venido haciendo desde la llegada de los Españoles en el 1492.

Juan Bosch fue derrocado un 25 de septiembre del 1963 debido a que se crearon desde el principio las condiciones para minar su gobierno a tal punto que las manifestaciones en su contra se iniciaron en los primeros meses con marchas, protestas y huelgas las cuales se hicieron no para combatir con la fuerza sino con la razón y la lógica de que este tenía que ser un país como lo quería Duarte, libre e independiente o su gran maestro el puertorriqueño Hostos base de la educación de los pueblos latinoamericanos especial del pueblo dominicano.

Desde ante de Juan Bosch tomar posesión y sobre todo con el  nombramiento de  Bersario Peguero en el 1962 se crearon las condiciones para que no pudiera gobernar.

El peor error que se cometió en aquel entonces fue poner a Belisario Peguero y  Pèrez y Perez como jefes de la PN de entonces donde los corruptos y quienes manejaban la impunidad de entonces se quedaron con todo sin darle ninguna explicación al pueblo que exigía justicia por los crímenes y los atropellos cometidos contra el pueblo dominicano.

Una situación parecida a la dada durante el gobierno de Juan Bosch he venido observando entre los últimos dos o tres meses llamándose a paro, huelga, marchas sin razón ya que el gobierno de Luis Abinader parece estar hecho de tabla de las del tronco familiar que encarnaba su padre Luis Rafael Abinader  quien con prudencia, mesura y educación siempre consiguió los objetivos que se propuso para su pueblo incluso en el ocaustro de su vida cuando fue senador por la ciudad de Santiago de los Caballeros, obteniendo grandes beneficios para el país de las multinacionales.

El que conoce un poco de la historia de la dictadura de Trujillo y la continuidad del balaguerismo podrá encontrar alguna relación entre aquel gobierno y este, ojalá no se cometan los mismos errores y que quienes han cometido tropelìa, robo e impunidad no se le entregue aquella carta de borrón y cuenta nueva que hoy están pidiendo mucho que siempre se han beneficiado a costa del sufrimiento de los más necesitados de este pueblo, el gobierno puede y debe hacer cumplir las leyes para el bien de todos, darle larga y larga a situaciones que deben ser resuelta lo único que hace es contribuir a lo que hemos dicho anteriormente

La situación de la Rep. Dom. y del mundo en esta época de Covid-19 necesita de la entrega de sus mejores cerebro para que el país funciones como debe ser, ya es hora de juzgar a los malvados como decía Duarte cuando hombres sin fe conspiran contra la patria, los infelices peledeìsta, reformista y perremeistas tenemos derechos como dominicanos pero la injusticia hay que pararla y saber que todos los dominicanos tenemos derechos a que lo poco o mucho que haya sea repartido equitativamente, no permitamos que se haya  que hacer una relación del gobierno de Juan Bosch y el de Luis Abinader como tampoco que se permita lo ocurrido en el 1984 en el gobierno de Jorge Blanco cuando los reformistas y el PLD trataron de derrocar ese gobierno en la calle a través de la confusión que le llevaron a esta sufrida nación.

Ojo pelao con lo que está ocurriendo se necesita volver aquella frase de Bosch de “Hay que conocer al cojo sentado y al tuerto durmiendo” lo que hoy no militamos pero que si somos parte de esta nación tenemos el deber como ciudadanos cristianos de denunciar lo malo y anunciar las cosas buenas que le traerá el futuro a esta nación que Duarte creó a imagen y semejanza de lo que le pidió Dios a su hijo Jesucristo.

También recordemos que a finales de los años 60 Juan Bosch había cambiado su filosofía del gran literato  de las letras latinoamericanas después de haber escribo una series de libros en especial la Composición Social Dominicana montándose en el carro de los cambios sociales del 1968 donde se encontraba exiliado en Europa entre España y Francia, empezando a conocer el marxismo y leninismo lo que lo llegó a escribir su tesis de dictadura con respaldo popular que no era más que una continuidad del sistema de gobierno de la Revolución Cubana lo cual trajo un enfrentamiento entre lo dirigente del PRD que finalmente lo llevó a la división en el 1973 con la creación del PLD y dos o tres miembros de aquel legendario PRD tocándole la bandera al doctor José Francisco Peña Gómez, mintiéndose siempre Juan Bosch con su idea de que los dirigentes del PLD servían al partido para servir al pueblo lo cual demostraron lo contrario en sus 20 años de gobierno y que en la actualidad mantienen privilegios y poderes que no mantienen otros dominicanos dignos de representar el país. 

El autor es especialista en Psicología, Psiquiatría y Geriatría.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba