Comentarios Recientes

0

Cómo ayudar a los niños afrontar la nueva “normalidad”


  • Mariela López | 05-11-2020

La “nueva normalidad”, una forma de vida condicionada por las medidas de distanciamiento social para evitar el contagio de la Covid-19, ha limitado los besos y abrazos, y le ha puesto mascarillas a las sonrisas.

Los niños, sobre todo, están viendo cada vez más algo a lo que no están acostumbrados. A ellos, les puede parecer extraño y hasta les puede llegar a asustar un poco, más, si también tienen que llevar puesta una mascarilla.

La psicóloga y terapeuta conductual en niños, Juliet Jiménez, aconseja que “Debemos ser pacientes e intentar entender que es natural que los niños puedan tener miedo y mostrar aversión a la necesidad de utilizar una mascarilla, especialmente si no se les ha explicado bien sobre la situación actual que estamos viviendo, el COVID-19”.

La profesional de la conducta expone que desde bebés, los niños dependen mucho de los rostros y de las expresiones faciales buscando señales que necesitan para saber que están seguros. Al usar mascarillas, ocultamos gran parte de nuestros rostros. Debido a esto, al niño se le puede dificultar la identificación de expresiones que le generan la sensación de seguridad. De igual forma, se les puede hacer más complicado identificar personas.

Jiménez explica que la necesidad del uso de la mascarilla pudiera generar mayor impacto en niños menores de 7 años y en aquellos con situaciones especificas, como poseer algún diagnóstico que implique atenciones individualizadas.

“Cabe destacar que, sin importar edad y diagnóstico, cualquier persona que esté siendo sujeto a cambios sin explicación en detalle de la situación que amerite estos cambios, probablemente interpretará estos como aversivos”, afirma. 

¿Cómo puedes ayudar a un niño a acoplarse a la nueva modalidad de vida?

Para ayudar a los niños a adaptarse a este tiempo, Jiménez recomienda en primer lugar, que debemos explicarle lo que está pasando de tal forma que lo pueda entender. “La modalidad en que se lleve a cabo puede variar dependiendo la edad del infante. Sin embargo, siempre es bueno apoyarnos de las ayudas visuales como dibujos, imágenes, cuentos animados, etcétera”. 

La psicóloga que forma parte del equipo de profesionales de la Unidad de Psicología Especializada recomendó para a ayudar a que el niño se acostumbre, practicar el uso de mascarilla en casa, preferiblemente antes de que se presente la necesidad de tener que usarla fuera.

“Esto le brinda múltiples oportunidades de aprendizaje al niño sin contar con ninguna contingencia significativa para su salud. Lo ideal sería que el niño se sienta lo suficientemente cómodo utilizando la máscara antes de tener que utilizarla en espacios públicos o poblados para reducir la probabilidad de que en algún momento se la intente retirar”, dice. 

Una técnica que ha tenido mucho éxito, expone la terapeuta con entrenamiento en manejo conductual, es decorar las mascarillas o escoger una con muñecos o diseños que sean de la preferencia del niño. Esto ayuda a que el infante se sienta un poco más en control de lo que está sucediendo y pueda aceptarlo con mayor facilidad como parte de su rutina diaria.

“Convertirlo en algo divertido. Pueden utilizar las mascarillas que decoren o dibujen en un juego de roles, por ejemplo, jugar al doctor. De igual forma, pueden ponerle la mascarilla a un peluche o un muñeco durante el tiempo de juego del niño para que se vaya acostumbrando al uso de la misma”, explica. 

Por último, Jiménez aconsejó el empleo de reforzamiento positivo luego de la aparición de la conducta, en este caso el uso de la mascarilla, será de mucha ayuda para el proceso de aprendizaje y mantenimiento de esta nueva conducta a largo plazo. 

Un año escolar diferente, nuevos retos y oportunidades de aprendizaje 

La psicóloga resaltó que este nuevo año escolar trae consigo nuevos retos, pero sobre todo, nos brinda nuevas oportunidades de aprendizaje y de mejora tanto para los niños, como para los que los acompañan en el proceso de enseñanza. 

“Enseñar a los niños a aprender de una manera distinta a la que están habituados no es una tarea sencilla. Debido al COVID-19 se han implementado medidas de seguridad con el fin de proteger a nuestros pequeños, dentro de estas, está tomar las clases de manera virtual. El hecho de ausentarse a los centros educativos de manera presencial no tan solo pudiese causar un gran impacto en el rendimiento académico, sino también en el desarrollo de las habilidades sociales del niño”, resalta. 

Jiménez afirma que, en los primeros años de vida, el proceso de socialización es de suma importancia, por lo que se le debe conceder tanto valor como al rendimiento académico. Esto ayudará al niño a tener una buena integración y relación con sus iguales. Además, auxiliaría a tener un nivel de confianza en si mismo y autoestima que permitirán un desarrollo óptimo como persona. 

“Debemos tener presente que, para un buen funcionamiento académico, es esencial que el niño se sienta integrado entre sus iguales, sea capaz de ser partícipe en clases, tener autoestima saludable y un adecuado locus de control”, explica. 

La psicóloga destaca que en el ambiente escolar, de manera implícita y a través del juego, los niños tienden a adquirir habilidades socialmente significativas, como lo son: saludar, saber estar presente en una conversación, comunicarse adecuadamente con sus iguales y con los adultos, expresar opiniones y emociones, trabajar en equipo, esperar por toma de turnos, entre otros. 

“En estos momentos, donde el niño pasa la mayor parte de su tiempo en casa, más que nunca debemos de servir como ejemplo. 

El modelamiento en un procedimiento de enseñanza que se utiliza para la adquisición de nuevas habilidades; este consiste en modelar la conducta que queremos que el niño imite. Especialmente ahora, debemos ofrecer un modelo de conducta adecuado, ya que inevitablemente, somos sus principales referentes y la mayor parte del aprendizaje de llevará a cabo a través de observación e imitación, como también por enseñanza directa”, agre

Según dice, para los padres es muy importante siempre valorar los aspectos positivos y las conductas deseadas con el propósito de lograr que éstas se mantengan a lo largo del tiempo y dejarles saber al niño que se le valora por estos pequeños logros. 

La psicóloga sostuvo que en casos donde se presenten conductas no deseadas o problemáticas, es bueno tratar de ofrecer una conducta alternativa. Debemos dejarles saber a los niños qué se espera de ellos de una manera que ellos puedan entender claramente. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba