Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Ya basta


  • 20.04.2021 - 12:00 am

En varios lugares del país, muchos dominicanos pertenecientes a los sector más desamparados, mueren víctimas de la ingesta de alcohol adulterado.

Se dirá que el alcohol no es necesario porque no es un alimento, al contrario, tomado en medida desproporcionada, ocasiona serios problemas.

Lo que nadie puede discutir es que en este país, tomar alcohol está arraigado en la costumbre, tanto en sectores de alta élite social (esos toman costosos licores) como en la clase pobre.

En dicho contexto se entenderá cuan difícil es extirpar hábitos enraizados sobre todo, en el conglomerado social donde generalmente se producen las muertes.

Hasta ahí puede ser entendible que la situación sea difícil de exterminar, no lo es tanto sin embargo, poder descubrir tráfico y fábricas clandestinas.

No cabe en la cabeza de nadie la idea de que en un país pequeño, con instituciones creadas con el fin de proteger a la ciudadanía, con un cuerpo policial capaz de matar a personas inocentes, no se disponga de personas competentes para descubrir las fábricas ilegales y el descontrolado tránsito de ron ya sea producido aquí o en Haití.

El año pasado fallecieron más de 200 personas por ingerir ron adulterado, es una cifra considerable que podría superarse este año si no se dispone de mecanismos urgentes y efectivos para capturar a los culpables.

Nos perdemos hasta en las situaciones más sencillas y a la vez prioritarias, sin embargo estamos siempre prestos a como sea posible, poseer las últimas tecnologías y adelantos y ufanarnos de ello.

Ciertamente es positivo que estemos en la punta más alta en cuanto a tecnologías se refiere, sin embargo no podemos perder el concepto de que el principal valor de un país, es su gente y hay que cuidar de ella.

Lo más importante para los ciudadanos de un país no es poseer un teléfono conectado al último guay de la tecnología, por encima de eso está el respeto a la vida, no basta a la mujer del César ser honrada, las apariencias caen por su peso cuando es necesaria una actitud contundente.  

Hace falta la determinación de quienes tienen en sus manos el poder de mandar, hacerlo de manera enérgica y demostrar la voluntad de acabar con los grandes males que nos dañan como seres humanos dignos de mejor suerte.

De buenas intenciones está lleno el infierno, se necesitan acciones contundentes que trabajen en la erradicación de males enquistados en el seno del pueblo, son estremecedoras las noticias que informan como hasta cuatro miembros de una misma familia fueron velados en un ambiente de profundo dolor.

El país necesita de las mejores acciones para acabar con situaciones que nos están hundiendo como sociedad. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba