Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Vuelta a la emergencia


  • 17.07.2020 - 12:00 am

El Gobierno ha solicitado al Congreso Nacional vía la Cámara de Diputados, la aprobación de un nuevo estado de emergencia por 45 días que habrá de incluir el toque de queda, según lo informara Gustavo Montalvo. Con ello se establecería un puente entre el tiempo que le resta a la presente administración y la etapa inicial del próximo gobierno que se ins­talará el 16 de agosto.

La medida parece que esta vez contará con el apoyo de la oposición como expresión de la imprescindible unidad nacional, de modo que el país pueda enfrentar con efectividad la pandemia del coronavirus, la cual en estos momentos camina a salirse del control de las autoridades, al ele­varse de forma exponencial los contagios y fallecidos en los últimas semanas.

La situación hay que enfrentarla con más alcance y firmeza que la primera vez, para poder lograr aplanar la curva que va describiendo la evolución de la pandemia. Pero para ello se necesita dar un paso atrás y volver al estado de emergencia, al tiempo de poner en marcha un efectivo plan de combate contra el Covid-19, que debe contener: un componente de ampliación de la capacidad hospitalaria y dotación de insumos para las pruebas y el tratamiento de los enfermos; un personal sanitario estimulado con las debidas compensaciones de incentivos; un protocolo reforzado que contenga las debidas disposiciones restrictivas; y una autoridad, incluyendo una policía sanitaria que haga cumplir los procedimientos del protocolo, aplicando las sanciones de lugar frente a sectores ciudadanos que han demostrado su conducta indomable y violatoria del régimen sanitario.

Hay que hacerle entender a la ciudadanía indisciplinada que el Bien General está por encima de la brutalidad particular de los individuos y eso en cierta dominicanidad parece que solo se logra mediante la represión y la sanción. Ese dominicano aprendió por décadas que solo con la represión se puede comportar de acuerdo a los procedimientos racionales para un orden colectivo. 

La libertad no ha desarrollado una pedagogía ciudadana que entrene a los ciudadanos en el orden civilizado, por lo cual la libertad se deriva hacia el libertinaje. Y la pobreza y el poder no pueden ser pretextos. Por esa razón se hace necesario que los protocolos se acompañen de la presencia física de la autoridad, la cual debe hacer respetar los procedimientos del protocolo sanitario.

Para mayor efectividad y compromiso social, la gerencia social de la estrategia debe incorporar a todos los sectores organizados, los cuales con su participación e integración habrán de hacer más efectiva y eficiente la misión de las autoridades. Hay que abrirse y unir a todos los sectores, sin la mediocridad del sectarismo particularista.

¡Esta vez la emergencia debe ser efectiva!

Oportuna orientación

La Comisión de transición sobre recursos humanos designada por el Presidente Electo, asegura que en el próximo gobierno no habrá cancelaciones masivas. Es un señalamiento oportuno ante la inseguridad que provoca el pensar en la “aplanadora”.

Ese mensaje tranquilizador significa que la burocracia estatal no se manejará como un “botín de guerra” a repartir. Si prima el principio de la racionalidad moderna, entonces la administración del personal debe basarse en la “merito­cracia”.  

¡Así lo manda el criterio de la eficiencia y de la Ética!   


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba