Comentarios Recientes

0
Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos


Vive este día como si fuera el último


  • 21.05.2020 - 12:00 am

“¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.  Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.  Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?  ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala; y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado."(Santiago 4:1-‬17)

Dios se acerca una vez más mediante su palabra para instruirte y enseñarte, como Ell lo expresa muy bien en la sagrada escritura: "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra."(2 Timoteo 3:16-‬17)

En estos días en que el mundo está atravesando una grave crisis a causa del COVID-19, es un buen tiempo para reflexionar acerca de la verdad de Dios y el evangelio ¿Por qué? Porque observamos y oímos a través de las informaciones de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, que están muriendo miles de personas y una gran cantidad es afectada por este virus.  Lo triste es que no tomamos en cuenta la ayuda de Dios en medio de esta situación, a pesar de que grandes hombres de Dios día a día envían mensajes basados en la sagrada escritura.

Conversando con Lucía Griselda Marmolejos sobre este tema, ella me comentó sobre una meditación de la palabra de Dios que le tocó impartir a un grupo de hermanas de la iglesia donde ella asiste, mi hija me decía que, debemos vivir este día como si fuera el último aquí en la tierra, y puede ser el último día de tu vida, ya que el día que pasó ya no volverá a existir otra vez, pensando en esta expresión, ya que sin lugar a dudas, como se ha hablado, la forma de vivir del ser humano tendrá un significativo cambio, y es tiempo de comenzar a tomar en cuenta cada segundo, cada minuto, cada hora del día para beneficio de los que nos rodean y para beneficio y bienestar de nuestra alma.

Dios, nuestro Creador nos enseña cómo debemos vivir en este mundo cada día hasta que se cumpla todo el plan de Él y su propósito eterno cuando Él decida que el tiempo no será más, esto es el fin del tiempo que Él tiene señalado para este mundo. Escucha la voz de Dios: "Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos."(Efesios 5:15-‬16)

Dios nos enseña que debemos vivir con precisión minuciosa y gran cuidado en nuestro diario vivir, que en cada acción y decisión que tomemos nos preguntemos si estamos glorificando a Dios con los pasos que estamos dando y así cumplir con el propósito por el cual Él nos creó: "Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice."(Isaías 43:7)

Debemos poner nuestra mirada en el cielo, no en las cosas de este mundo: "Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria."(Colosenses 3:1-‬4)

Cuando analizamos las dificultades, peligros, temores e inseguridades, no en un solo país, sino en todo el mundo, es nuestro deber y responsabilidad acudir a buscar auxilio en aquel que nos creó, ya que Él es el único que tiene la solución a esta incertidumbre.  Más aún, nos damos cuenta que ni la pobreza y mucho menos la riqueza nos pueden dar seguridad y solución a los problemas. Guíate de la palabra de tu creador: "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón."(Mateo 6:19-‬21)

Recuerda, este puede ser tu último día y no volverá a repetirse, ¿Cómo has vivido tu día hasta ahora? Guíate de la palabra de Dios y su santo espíritu te dará dirección para cada día: "Escucha, oh Jehová, mis palabras; Considera mi gemir.  Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque a ti oraré.  Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré."(Salmos 5:1-‬3)

Es tiempo de tener Un Encuentro con Dios, ya que hoy puede ser el último día de tu vida, y cuando termine no volverá jamás. Dios te ha puesto una vez más su palabra para concederte por gracia la vida eterna. El te enseña que si rehúsas creer en Cristo serás condenado por toda la eternidad: "Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto."(Apocalipsis 22:6)

-Todas estas Citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba