Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Una segunda ola de covid19: ¿última etapa?


  • 23.09.2020 - 12:00 am

En todas partes las personas, las familias y los hombres de negocios se aferran a sus patrimonios, sin importar los riesgos que suponga esta difícil situación por cual atraviesa la humanidad. Los hay dedicados a subastar todo cuanto poseen. Otros reflexionan en medio del confinamiento sobre el alcance de los que poseen; en igual medida, están quienes se enfocan en simplificar su vida, deshaciéndose de todo aquellas posesiones jamás utilizadas.  

   En toda Europa se está viviendo una segunda ola de la pandemia; se compara como  una carrera organizada en etapas. En la primera se comprendió lo impredecible del virus. También fue el momento  para conocer el escaso  desarrollo de los sistemas sanitarios, en casi la totalidad de los países. El déficit de personal sanitario,  como sucede en España fue admitido por los gobiernos locales, como una debilidad del Primer Nivel de Atención (PNA), quienes ante la demanda experimentan los efectos de la incapacidad para atender con eficacia a los nuevos contagios. 

Se probaron nuevos e innovadoras sustancias como tratamiento ante la avalancha de casos de infectados y, fue también, en esta primera etapa donde los muertos a nivel global dejaron atónitos a toda la humanidad. 

La crisis del corona virus empezó a mediado de noviembre de 2019 en China y las advertencias para los Estados Unidos fueron hechas poco tiempo después, aunque ignorada por el actual presidente Donald Trump, quien confiado no tomo las previsiones de lugar. Ya en el segundo trimestre de ano el centro de la pandemia se anidaba en Norteamérica, específicamente en la ciudad de New York. Miles de empleos se perdieron; subsidios a los cesantes y una estela de muertes fijando nuevos records para un país con la mayor capacidad tecnológica y un formidable desarrollo económico. 

La revista de divulgación científica más importante de los Estados Unidos en su 175 aniversario responsabiliza al presidente Trump de ser responsable de la perdida de todas estas vidas ocasionadas por el Covid19, peor aún, lo considera ser responsable de la destrucción de la cohesión de la sociedad estadounidense. Fue así como Scientific American por primera vez en su existencia pasa a dar apoyo a un candidato para las próximas elecciones. 

Los Estados Unidos vuelven a ser noticias, ahora no por estragos de las infecciones a todas luces indetenibles; hoy se trata de como los diferentes grupos raciales adquieren armas y municiones, como si se tratara de un choque frontal en los próximos días.

En tanto esto sucede, la ciudad de New York anuncia  despidos ascendentes a unos 20 mil trabajadores y la tentativa de un quiebre en las finanzas de la meca del comercio mundial. 

 Europa peor: España presenta los datos más escalofriantes y Madrid los peores números de todo el país. Nueve de las diez regiones de mayor incidencia de toda Europa corresponden a España. ¿Qué salió allá en Europa para que resurgiera una segunda ola del virus?  Los expertos consideran  descuidos de las medidas; ignorancia de las recomendaciones científicas y en menor medida desenfoque hacia los grupos vulnerables. 

La totalidad de las economías del viejo mundo sintieron los efectos de las caídas de las principales bolsas de valores; las empresas se resienten y cautelosas esperan por las evaluaciones y las nuevas medidas para atajar al virus en esta nueva etapa. “El dilema de proteger vidas y proteger fuentes de ingreso es, desafortunadamente, real” La doctora en Economía Nora Lustig estima que tan solo en Argentina, Brasil, México y Colombia serán 25 millones de personas las que caigan en la pobreza debido a la pandemia. La profesora latinoamericana explica cómo ha habido una caída en la demanda de bienes y servicios. 

Aunque las medidas de confinamiento han desencadenado muchas protestas aún no se conoce a cabalidad su impacto en la disminución de muerte y contagios. Los epidemiólogos insisten en que el distanciamiento y las mascarillas van de la mano como medidas eficaces inmediata para atajar los contagios. Sin embargo, un agotamiento acompaña a estas restricciones, al tiempo de impedir la suerte de quienes no disponen de trabajos formales.

Los gobiernos en todas partes son muy cautelosos en los desmontes de estas estrategias sanitarias, dejando  en manos de los equipos de salud el mayor peso de responsabilidad a la hora de tomar cualquier decisión. Así como existe un comportamiento de la pandemia muy disímil entre los países de igual misma manera se asumen decisiones ajustadas a estas condiciones.

La disminución paulatina de los casos de covid19, tanto en el número de muertes diarias como de los contagios en la Republica Dominicana (RD) está impulsando la petición de que a partir del domingo 27 de septiembre se flexibilicen las medidas. El Presidente de la Republica se apresuró a responder diciendo que dicha evaluación se hará tomando en consideración la opinión de los equipos de salud que en los últimos 6 meses se emplean en la contención de la pandemia. 

En América Latina (AL) ninguno de los países dispone de una infraestructura económica capaz de resistir el confinamiento total, mucho menos un cierre de la economía por un periodo tan prolongado. Seis meses después, en el caso particular de la RD las autoridades entrantes asistieron a los Organismos Internacionales crediticios en procura de recursos para mantener en pie las medidas de auxilio y algunos compromisos corrientes del país. 

Se exagera al pensar que las medidas de confinamiento –toque de quedas- no hayan surtidos los efectos deseados en la contención de  la propagación de la pandemia. Quienes piensan así deben mirar lo que sucede en la actualidad en los países donde el relajamiento conlleva un retorno inmediato a endurecer los contactos entre las personas. Los otros más cautos,  propugnan por añadir dos o tres horas adicionales hacia arriba para permitir que los trabajadores retorno a sus hogares sin contratiempo. 

A partir del domingo 27 deberán colocarse sobre la mesa criterios suficientemente sólidos para dejar en mano de la población, siguiendo los niveles de aprendizaje en control de su propia salud. El nuevo gobierno cumplió un mes recientemente y se encamina a empezar a rehabilitar aquellos sectores de la economía aun paralizados. Y nadie puede ignorar la presión de quienes no soportan un día más sin encender las máquinas de la producción y también las familias cuyos cabezas en la actualidad se encuentran cesante. 

La reacción en Europa y en los Estados Unidos antes el aumento de los contagios y la entrada a los que ellos consideran como una segunda ola de la pandemia hace suponer que en otras latitudes se deben emprender acciones para evitar los efectos procedentes de estas economías líderes en el mundo. Hasta el momento el principal socio comercial de la RD lidera las cifras en muertes y contagios. Estados Unidos alberga una comunidad significativa de dominicanos quienes aportan en todos los ámbitos al desarrollo, tanto allá como aquí. 

En lo que se aguarda por la vacuna no queda de otra que echar de las manos de las mejores prácticas para responder a los avances de los contagios. Una segunda ola de covid19: ¿última etapa? Nadie lo sabe con exactitud.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba