Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Una nueva decepción sería catastrófica!


  • 29.07.2020 - 12:00 am

Haciendo a un lado las emociones y reconociendo el contundente éxito del PRM el pasado 5 de julio, donde obtuvo el poder total: Mayoría en ambas Cámaras (Cámara de Diputados y Senado de la Republica) legislativa, dominio absoluto en las principales alcaldías y además la Presidencia de la Republica y con una oposición sumida en el trauma de la derrota, no está muy lejos pensar en revestirse de humildad emprendiendo un dialogo nacional para alcanzar un pacto por la gobernabilidad, con el cual pudiera afrontarse la denominada tormenta perfecta: Crisis Sanitaria, Crisis Económica y Crisis Social de la cual no se tiene noción de cuando acabara. 

Un Dialogo Nacional por la gobernabilidad no puede incluir un salvo conducto (pase) al tema de la corrupción e impunidad como pretende alguno, bajo la consigna de borrón y cuenta nueva; la participación de los grupos de interés sanos como iniciativa de impulsar con el menor trauma posible la transición a esta Tormenta Perfecta constituye el punto de arranque de estas conversaciones. El concurso de las fuerzas vivas no puede ignorarse y mucho menos cerrar los canales a través de los cuales pudieran fluir las ideas, con las cuales el país alcance el sendero de una democracia participativa. 

En definitiva, el Presidente Electo no va escatimar esfuerzos para disminuir el sufrimiento del pueblo dominicana en esta difícil situación sanitaria; no cabe la menor duda de que por igual irá tras la fórmula para mantener a flote el modelo económico, con el cual el país, apenas meses atrás lideraba el crecimiento de la región. 

Todos los gobernantes del mundo barajan fórmulas para atender la demanda de la población, se las ingenian a diario en procura de defender los suyos; los esfuerzos de los presidentes están centrados en alcanzar el bienestar de los más vulnerables, atacan fuertemente los compromisos que conlleva la crisis sanitaria. Y dentro estos compromisos los programas sociales constituyen el puntal para estas poblaciones afectadas por el luto. 

Gobernar en las actuales circunstancias no resulta sencillo para nadie, los gobiernos requieren el concurso de todos; la sociedad está muy pendiente de las acciones que le perjudican y también está al tanto de las que lo favorecen. 

El peso de los grupos minoritarios en la democracia occidental cobró fuerza e importancia en las últimas décadas; fueron estos grupos los que achicaron la distancia entre el gobierno y la sociedad cuestionando las decisiones y observando la conducta de los funcionarios. La democracia para prevalecer devolviendo la esperanza a la gente espera el cumplimiento de los gobernantes y los compromisos asumidos en curso de la construcción de su liderazgo.

Los próximos días serán cruciales! Las elites políticas anonadas aun por los resultados electorales no se han percatados de la perspectiva a corto plazo de la economía; tampoco no se han puesto a tono con los retos de un gobierno que sustituye a otro, con unos 16 años de ejercicios ininterrumpidos y con el lastre de la corrupción e impunidad a cuesta, precisamente afectados por el tema que dio a los electores la motivación para acudir a las urnas y decidir en ese certamen en primera vuelta. Una nueva decepción seria catastrófica!

La sociedad espera con ansias el tema del nuevo Procurador General de la Republica con una especie de morbo y por la gran cantidad de casos engavetados y otro gran cúmulo de sospechas, en todas las instituciones del Estado. El primero en saberlo con certeza es el PLD, quienes en lo adelante deberán emplearse a fondo y responder de cara a una sociedad insatisfecha y abochornada por la voracidad delictuosa de unos funcionarios prepotentes e engreídos.   

“Fuimos el primero de los dirigentes que habló públicamente, hace más de 10 años, que había corrupción en la conducta de compañeras y compañeros, en el ejercicio de las funciones que se habían depositado en sus manos” (Euclides Gutiérrez Félix, El Nacional 27 de julio, 2020); ¿Se irán frotándose las manos a sus casas a disfrutar del botín? ¿Tendría la sociedad algún tipo de reacción ante la impunidad pactada que pretenden algunos? ¿Renunciaría  el Licenciado Luis Abinader Corona, Presidente Electo al objetivo de parar en seco la corrupción, tal como lo prometió en su campana electoral? 

Los Organismos Internacionales (OI) han advertido de como la corrupción se convirtió un obstáculo para el tema del desarrollo en toda la región; Transparencia Internacional (TI) presenta los informes con los casos por cada país, la Republica Dominicana ocupa una posición muy crítica en este ranking, los gobiernos están compelidos a enfrentar este flagelo si realmente desean remontar esta situación.

La idea de recurrir a una figura independiente como mecanismo idóneo para enfrentarla hace suponer la dificultad de lograr los objetivos con los esquemas tradicionales de dejar en mano del mandatario, mediante un decreto designar a quien persigue y actúa en contra del uso inescrupuloso de los fondos del Estado. Sin dudas algunas, hay tantos casos que hacen suponer que en la RD existe un desbordamiento el cual requiere un freno inmediato con acciones ejemplificadoras.

Los efectos del caso ODEBRECHT constituye un ejemplo de la imposibilidad de algunos países para sancionar a los funcionarios envueltos en estos escándalos de sobornos; peor aún, reveló también el nivel de jerarquía y un entramado donde aparecen figuras del más alto nivel de estos recibiendo recursos para la aprobación de obras, vulnerando todos los mecanismos legales establecidos. Donde quiera que se instrumentaron expedientes relacionados con la compañía de origen brasileña los jueces dictaminaron, salvo en otros, como la RD donde aún se debaten en los tribunales los aspectos relacionados con el fondo, pero sin ningún sancionado.   

No solo se trata del caso Odebrecht, también existe un cumulo de expedientes, a los cuales tampoco en los tribunales se dio respuestas, todos sin excepción, vinculados con la corrupción administrativa en los gobiernos del PLD. Todo aquel que se atrevió a hacer algún tipo de advertencias fue criticado, según el Doctor Euclides Gutiérrez Félix un dirigente con alta calidad política y con arraigo en las filas moradas como para llamar la atención en la alta dirección a la que pertenece. Una nueva decepción en el combate a la corrupción seria catastrófica para la democracia dominicana. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba