Comentarios Recientes

0
Maricela Ortiz

Maricela Ortiz


Una fe que trasciende 1-4


  • 04.05.2021 - 12:00 am

“El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara.   

Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; por lo cual también su fe le fue contada por justicia.   

Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” Romanos 4:18-25  

Dios en Su soberanía y en Su Omnipotencia introduce la promesa “la simiente” en el escenario de la obediencia de Abraham y su fe en Él, para establecer Su justicia a través de la fe en Cristo (la gracia). Por tanto, al Abraham creer le fue imputada la fe que no viene por esfuerzo humano, sino como resultado del poder divino (Ro. 12:3 y de este modo exhibir el cumplimiento de un objetivo del plan eterno. Cuando Abraham fue justificado por fe todos los demás somos justificado sobre esa base. “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.” Génesis 22:18 Es precisamente lo que Dios quiere, que obedezcamos Su Palabra.  

Nos fue dada una medida de fe; por tanto, aprendamos a fortalecerla. Dice de nuestro padre de la fe: “Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto”. ¡Wao! Es que debemos aprender a no ver la circunstancia, sino a Cristo en medio de nuestras vicisitudes, sabiendo que Él está con nosotros en la barca. Cada vez que la duda quiera erosionar la confianza que tenemos en la Palabra, no nos debilitemos, más bien, glorifiquemos Su nombre, y caminemos como viendo al invisible,  

Sea cual sea tu aflicción, prueba o tribulación, hoy es el día de levantarte y accionar, tomando el ejemplo de Abraham, que Él creyó en esperanza contra esperanza; que él “no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto. Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios. Abraham vio la promesa de su hijo, nosotros estamos viviendo la promesa de Cristo, que es mayor gloria, ya que se nos ha sido revelado. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba