Comentarios Recientes

0
Miuris (Nurys) Rivas

Miuris (Nurys) Rivas


Un hasta luego a Don Príamo


  • 11.08.2020 - 12:00 am

“¿Quién ha matado estas manos?

¡No cabe en la muerte un hombre!

Hay muertos que van subiendo

cuanto más su ataúd baja”. (Manuel del Cabral).

La muerte es la consecuencia más lógica de la vida, aún así, nuestra condición humana a pesar de tener esa certeza, se cierra a esa realidad.

El país llora la muerte de Príamo Rodríguez Castillo, el fundador de UTESA, la universidad que se constituyó en una tabla de salvación para la juventud que finalizado el bachillerato, no contaban con medios para hacer una carrera universitaria.

La región del Cibao, su capital Santiago de los Caballeros y el país entero, sienten la muerte del hombre  progresista, el Midas moderno, que convertía en éxito todo negocio que emprendía.

El Gran Canciller de UTESA perdió la batalla que libró contra el COVID, hasta en esa lucha don Príamo demostró su valor combatiendo con denuedo, lamentablemente la fuerza descomunal del virus abatió su vida.  

El mundo empresarial sobre todo en el Cibao, ha perdido al hombre que acrecentó cada empresa adquirida, el genio creador que hacía de una pequeña entidad, una gran corporación.

Inevitablemente Santiago está de luto, se palpa el dolor que produce la despedida del hombre en cuyas empresas laboraban cientos de familias.

 “Una Portada que no quisiéramos tener pero informar es nuestro compromiso”, así anunciaba su propio periódico La Información, el deceso del dueño, creador, innovador y salvador de empresas como la propia Editora La Información, que bajo su mando desde hace más de dos décadas, recuperó la proyección que legítimamente le pertenece por ser el segundo periódico que sobrepasa un siglo de publicación en el país.

No hay que decir adiós, porque como dijimos al inicio de estas letras, citando a nuestro genial poeta Manuel del Cabral: “Hay muertos que van subiendo cuanto más su ataúd baja”, sin duda alguna estamos ante la figura de un dominicano notorio por su tenacidad y constancia, un hombre fuerte no solo en lo que respecta a capital económico, sino a la fuerza que sostiene a los grandes.

Lleguen nuestras palabras de consuelo a doña Ingrid y a sus hijos, ellos como herederos del caudal de la obra de Príamo Rodríguez, tendrán el honor de ser en adelante, los sucesores de la continuidad de sus ideas.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba