Comentarios Recientes

0
Aquiles Olivo Morel

Aquiles Olivo Morel


Un crimen abominable


  • 07.04.2021 - 12:00 am

La sociedad dominicana se encuentra consternada por la muerte de la pareja de pastores evangélicos la pasada semana, a mano de un comando armado de la policía, quienes perseguían a un vehículo similar al de estos jóvenes cristianos. 

En todas partes del mundo la policía se le considera como un organismo del orden represivo, actúa en un contexto de violencia, sin importar si se trata de una realidad subdesarrollada o de un país con altos estándares de desarrollo. 

Esta institución a cada momento se ve involucrada en los escándalos de todos los tipos, a consecuencia de la mala práctica de algunos de sus miembros. 

El Presidente de la Republica jefe inmediato reacciono airado por los hechos: Reafirmó su convicción de la necesidad de evitar la escala de violencia propiciada directamente por quienes deben asumir el rol de filtrar estas terribles distorsiones. 

Esta actitud del mandatario lleva el aliento a las familias de esta joven pareja y la comunidad evangélica de la cual formaban parte, quienes al momento de evaluar  estos acontecimientos se refugiaron en la oración y la fe.

En la medida en que pasan las horas la población reflexiona de manera divergente respeto al organismo del orden: algunos ven lo sucedido como una práctica común al interior de la policía; para otros, la actuación de los malos no significa que la policía en su conjunto este integrada por desaprensivos armados y sin control alguno.

En medio del dolor colectivo revertir la imagen lacerada de la policía será muy cuesta arriba; pero tampoco, la batalla entre los delincuentes y sus miembros debe disminuir un ápice; mientras los investigadores tratan de hallar una explicación convincente para calmar el clamor popular.

Acaso ¿Pueden considerarse que todos los uniformados son personas enemigas de la población, con una fuerte inclinación al crimen? ¿Una Reforma Policial daría al traste con el fin de estas bochornosas prácticas?  ¿Habría alguna forma de compensar la pérdida a estas familias para mitigar su dolor? 

Igual a lo sucedido recientemente en los Estados Unidos con la barbaridad cometida contra  George Floyd el afroamericano de 46, donde los policías lo estrangularon por resistirse a su arresto, impulsando así una estela de protestas que persiste hasta nuestros días, en el caso de esta pareja de evangélicos podría marcarse un antes y un después,  sancionándolos y, aplicando todo el peso de la ley, una vez devueltos a la vida civil.  

Un crimen tan abominable estremece aun los cimientos del país, al tiempo de poner de relieve cuánto cuesta  la vida humana para una pequeña franja de uniformados insertados en las filas de la institución del orden.   Sólo el,  Rubén Darío lo sintetiza: ¿Quién la copa fragante vierte? / ¿Quién detiene el paso a la suerte? / ¿Quién a la esperanza pervierte? La Muerte.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba