Comentarios Recientes

0
Redacción

Redacción


Todo listo para votar


  • 03.07.2020 - 12:00 am

En medio de la pandemia del coronavirus la Junta Central Electoral ha anunciado que todo está listo y muy bien organizado para celebrar este domingo las elecciones nacionales. Al mismo tiempo su Presidente, Julio César Castaños Guzmán, exhorta a todos los ciudadanos a acudir masivamente este domingo a las mesas electorales  para que depositen sus votos en libertad y en orden y protegidos según lo establece el protocolo sanitario contra el virus del covid-19.

Tres grandes fuerzas partidarias se disputan el poder político a nivel de la presidencia y del congreso, las cuales han protagonizado una campaña cargada de expresiones conflictivas y de descalificaciones, acompañadas de episodios reveladores de la persistencia y vigencia de la tradición autoritaria que enseña que el poder “no se entrega, sino que se arrebata” y que  “en política todo se vale”, siguiendo la doctrina “maquiavélica” de que “el fin justifica los medios”.

Esa cultura autoritaria contrasta con los designios de la democracia, la cual obliga a los competidores por el poder a ceñirse a lo determinado por la escala de la licitud y la moral, para que se den elecciones limpias y puras de las cuales emerja con transparencia y pulcritud la legítima voluntad del pueblo, fuente de todo poder democrático legalmente constituido.

El domingo esas dos culturas y mentalidades habrán de chocar y resolverse en una síntesis que dé inicio a una era donde la cultura democrática dominicana se fortalezca y consolide, para que se resuelva para siempre el crónico problema de la sucesión del poder político bajo la fórmula constitucional de dos períodos de gobierno y nunca más, tal como lo establece la Constitución de la República. 

La tradición del continuismo reeleccionista asociada al modelo de jefatura caudillista de la dominación personal, debe ser superado por el pueblo dominicano para que surja un régimen político democrático, donde los gobernantes se ajusten al precepto constitucional que establece la fórmula sucesoral, de modo que puedan ser vigentes los principios democráticos de la separación de los poderes y de la alternancia en el poder. 

De esa manera el Poder Ejecutivo se encargaría de promover el desarrollo nacional a partir del fomento de la iniciativa privada, al tiempo que un Congreso más equilibrado y representativo se encargue de fiscalizar las operaciones del Gobierno, mientras habrá de resurgir un Poder Judicial capaz de sancionar las violaciones a las leyes, al tiempo de erradicar la delincuencia en el ejercicio de la política.

Para que esa democracia formal cobre factibilidad se hace imprescindible que los poderes así constituidos y funcionando, prohíban e impidan que los políticos quieran aprovechar las posiciones públicas para “hacer negocios” desde el Estado, al tiempo que los empresarios quieran incursionar en la política para en sociedad con los políticos elevar su rentabilidad más allá de lo que permite el mercado. 

Por esas razones se deben hacer cumplir las disposiciones legales que prohíben el monopolio, los conflictos de intereses y el tráfico de influencias, de manera que la institucionalidad democrática permita una mayor igualdad de oportunidades y una mayor transparencia, donde se limite y reduzca al mínimo la apropiación privada de los recursos públicos por parte de funcionarios y empresarios corruptos.

¡El domingo, pues, votemos por la democracia dominicana!  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba