Comentarios Recientes

0
Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio


Testimonio de abuelos, amigos y amigas de Emilio José


  • 17.06.2019 - 04:45 pm

Conrado, Herminia Mera de Ascensio.

Comunicación de Sor Arabia. Muy queridos y recordados doctor Emilio, Evelyn, Cristina abuelos y familiares:

La noticia de la partida a la eternidad de mi querido exalumno de catequesis Emilio, como humana que soy, me entristece  por cada uno de ustedes y por aquellos que tuvieron la alegría de conocerlo y compartir  su vida con ´rl. Solo quiero expresarles mis gratos recuerdos como catequista y persona cercana, que viví la experiencia  de tener un alumno extraordinario ¡ que niño y después, que preadolescente  tan perfecto como humano!
   
Le doy gracias a Dios por su vida, fue un regalo para mi! Son muchas vivencias especiales: su puntualidad, disciplina, interés  por responder, atención, respeto, solidaridad, inteligencia…..  tuvo los principios a flor de piel  para hacer gala de ello, en todo momento y de qué forma! Estoy segura que sus compañeritos de aquellos hermosos tiempos, en el comienzo de la catequesis, en la parroquia “San Ramón Nonato”, en Los Cerros de Gurabo, están de acuerdo conmigo; Emilio era una persona sobresaliente por su ser.
   
¿Qué puedo decirle sobre Emilio que ustedes no lo sepan? Por todo eso, en mi mente lo veo  como una persona privilegiada  que se fue de este mundo sin contminarse con esta humanidad “agobiada y doliente  “muy triste para los que nos quedamos pero que alegría para el cielo.
   
Estoy en retiro; los acompaño con mis oraciones. Reciban mi amor y mejores recuerdos.       Sobre Emilio brilla la luz eterna ¡amén!
 Los quiero mucho Sor Arabia.   
    
A los veinte y un  (21) años de edad, inició un escrito,  lleno de amor  en  el dia de las madres. Inició así:
   
No esperes que lleguen las circunstancias ideales ni la mejor ocasión para actuar, porque tal vez no lleguen nunca.

Luego escribió:

Tus brazos siempre se abrían cuando quería un abrazo. Tu corazón comprendía cuando necesitaba una amiga. Tus ojos tiernos se endurecían cuando  me hacía falta una lección. Tu fuerza y tu amor me guiaron, y me dieron alas para volar.
   
Mimi, gracias por siempre hacernos la mejor comida de todos los domingos y por  siempre mantenernos unidos como familia, te adora, Emilio José.
    
Siendo niño, de unos ocho a nueve años, de edad, escribió estas líneas llenas de amor diciendo:

 mimi:   
Te quiero muchísimo, en vez de mi madrina ser mi segunda madre, pienso que eres tú.
   
Gracias por todo lo que haz hecho por nosostros, especialmente por traer a mami al mundo te adora Emilio José.

    

(Pd) No lo leas alante de papi


 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba